Skip navigation

Tag Archives: mercado laboral

1186790_524643494283013_296282059_n

Veamos el currículum vitae de un ciudadano medio de cualquier sociedad moderna
de un país desarrollado con brevedad y con las inevitables generalizaciones: un
niño nace, y acto seguido, es vacunado por el miedo que sus padres tienen a las
enfermedades. Posteriormente, con cuatro o cinco años, sus padres le escolarizan
por miedo a no poder ofrecerle ellos mismos una educación que integre a su hijo
en una sociedad a la que tienen miedo. El niño crece aprendiendo de un profesor
al que tiene miedo, comportándose según los patrones establecidos por miedo a
no ser aceptado por el grupo, respetando a otros niños y profesores que
amenazan a través del miedo. El niño continúa insertado en el sistema educativo
–“estudiando”- por miedo a decepcionar las expectativas colocadas en él. Dentro
de ese sistema, “escoge” una formación universitaria por miedo al porvenir,
miedo al futuro, miedo a quedarse encerrado: busca una “salida” profesional. En
este medio pre-universitario, se inicia en la sexualidad, poniéndose un condón
por miedo al SIDA. Finalmente inicia sus estudios universitarios según los
miedos generales: carrera con más “salidas”, preferencia de la familia miedosa,
ambiente de miedo… En la universidad tiene miedo a suspender, miedo a perder
la “beca”, miedo a tener que pagar más dinero por tener miedo; y, tras unos
cuantos años de angustias y miedos, se “gradúa” en un estudio del que tiene
miedo que no sirva para insertarse en el mercado laboral. Por este miedo, hace un
“master”, una “post-graduación”, una especialización porque tiene miedo de que
lo ya estudiado no sea suficiente. Paralelamente, como tiene miedo a la soledad,
conoce a una mujer y, tras cierto miedo al compromiso por parte de ambos,
deciden casarse, a pesar del miedo que supone hacerlo sin tener un empleo
estable. Sin embargo, él consigue un trabajo en una corporación a través de un
proceso selectivo que da miedo. Trabaja en una corporación más de 40 horas
semanales por miedo a quedarse en el paro, y no poder afrontar la hipoteca que
firmó para vivir en un apartamento en el que su mujer tiene miedo cuando se
queda sola. Él obedece a un jefe al que tiene miedo; inculca miedo a sus
subordinados; actúa tal y como se espera de él por miedo a no ser aceptado por
la empresa; silencia indignidades que presencia dentro del entorno de trabajo por
miedo a romper el “secreto profesional”. Poco a poco, es promocionado: él tiene
miedo a no poder con tanta responsabilidad; no tiene tiempo nada más que para
el trabajo, y así su matrimonio se ve afectado. Él tiene miedo de que su mujer le
sea infiel, por lo que él mismo engaña a su mujer con la secretaria,
completamente a escondidas, porque tiene miedo a que lo descubran. Sigue
promocionando en el trabajo aunque tenga miedo a la crisis y a los recortes de
plantilla. Tiene poder adquisitivo y puede comprar ciertos productos que
aplaquen su miedo: firma seguros varios que cubren riesgos a diferentes miedos
(incendios, accidentes, terremotos…), apoya activamente a partidos políticos que
hablan del miedo a una amenaza terrorista, se hace una vasectomía por miedo a
tener más hijos de los que ya tienen (1 ó 2, si es que tienen), compra una gran
casa en las afueras de la ciudad por miedo a la inseguridad del centro, y la blinda
con muros, alarmas y cámaras por miedo a los ladrones. Continúa trabajando en
la corporación, y ahorra mucho dinero que guarda en un banco por miedo a
perderlo. También invierte en un plan de pensiones porque tiene miedo de llegar
a viejo sin garantías sociales; también firma un seguro de vida con 50 años
porque tiene miedo de morir demasiado pronto. Así, con sesenta y pico años, se
jubila en la empresa, y tiene miedo de sentirse inútil y miedo a aburrirse. Como
defensa de estos miedos, se convierte en un jubilado insoportable, y ese mal
carácter le causa algunos problemas de salud. Visita al médico, y este le mete el
miedo en el cuerpo, del infarto, del colesterol, del cáncer, de la artrosis… Evita
todos los vicios que ha tenido durante toda su vida, y que en la vejera le causan
miedo. Ya es tarde: enferma gravemente y –como tiene un miedo atroz a la
muerte- la medicina moderna hace todo lo posible para prolongar la enfermedad.
En una agonía mantenida con fármacos, los médicos le suministran potentes
opiáceos que alejan al moribundo del miedo al dolor. El ciudadano moderno
muere, y su último pensamiento fue observar el miedo a cuestionarse si la vida así
vivida tiene algún sentido…
¿Queda entendido? El motor del modo de vida moderno es uno: el miedo.

Fuente: Un usuario llamado Luther de la web Contraperiodismomatrix

1091867_575883189164614_1031202802_n

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27.957 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: