www.lamatrixholografica.com

La OMS reconoce que los móviles pueden ser “probables cancerígenos” pero sigue ocultando las evidencias que los acusan.

Como siempre ha hecho en relación con los factores medioambientales que producen enfermedades, la Organización mundial de la salud OMS  administra sus recomendaciones con cuentagotas y con retraso.

En el caso de los teléfonos móviles el riesgo de padecer cáncer cerebral ha sido demostrado por numerosas investigaciones como hemos ido documentando desde hace años.
Una de estas últimas investigaciones al respecto dirigida por el catedrático Lennart Hardell en Suecia mostraba un mayor riesgo de padecer tumores cerebrales a partir de los 10 años de uso de los teléfonos móviles, y posteriormente se han publicado varios estudios que corroboran esta teoría.[1]

Algunos de los hallazgos más importantes del trabajo del Doctor Hardell y su equipo en Orebro, Suecia son bastante graves:
-Por cada 100 horas de uso del teléfono móvil, el riesgo de padecer un cáncer cerebral aumentaba en un 5%.[2] Y cada año de uso del teléfono móvil incrementaba el riesgo de padecer un cáncer cerebral en un 8%. [3]

-Después de 10 años o más de uso de los teléfonos móviles digitales, se producía un aumento del riesgo de padecer cáncer cerebral en un 280%. [4]

-Si se trataba de usuarios que eran adolescentes o más jóvenes cuando comenzaron a usar los teléfonos móviles, el riesgo de padecer un cáncer cerebral se incrementaba hasta un 420%. [5] Un  riesgo 7 veces mayor de padecer tumor cerebral entre los individuos entre 20 y 29 años, comparado con menos del doble de riesgo entre los adultos.[6]

– Recientemente el grupo ha encontrado un riesgo tres veces mayor de desarrollar astrocitomas (tumores que se inician en las células gliales con forma de estrella) en el mismo lado de la cabeza donde escuchan entre los usuarios de móvil durante más de diez años. Y cinco veces más entre los que empezaron a utilizar el móvil antes de los 20 años. Resultados similares se hallaron para el neuroma acústico, un tumor que afecta al nervio auditivo.[7]

El equipo sueco de Hardwell no es el único en haber encontrado estos resultados. Hallazgos en Francia y Alemania muestran que los que empezaron a usar el móvil hacía una década o más tenían el doble de probabilidades de tener un glioma. Además, análisis  de los datos de un fondo común en los países del norte y Reino Unido mostraban un aumento del riesgo de glioma tras diez años de uso del móvil, dos de siete estudios del neuroma acústico mostraban resultados similares y uno encontró que el uso en el mismo lado del móvil lo cuadruplicaba.[8]

Otro estudio que ha comparado los resultados de 23 estudios previos (meta análisis) realizado por un equipo americano-coreano, incluyó unos 38.000 sujetos. Cuando analizaron sólo los estudios de alta calidad, encontró una “asociación positiva significativa” es decir una conexión entre móviles y tumores.[9]

Pero el cáncer de cerebro no es lo único, también hay evidencias de que los móviles y las instalaciones de telefonía móvil pueden incrementar la probabilidad de padecer otros cánceres y tumores: cáncer de ojo, tumores de glándulas salivales, cáncer de testículo, linfoma de Hodgkin y leucemia, cáncer de mama[10]. También otras enfermedades que van desde, el debilitamiento de la memoria[11] al Alzheimer, y la demencia.[12] Debilitamiento de los huesos[13], Esclerosis Múltiple, Parkinson[14], Autismo[15]. Además no todo el mundo responde igual y se ha descrito un Síndrome de electrosensibilidad; cansancio, estrés, dolor de cabeza, ansiedad, dificultades de concentración y problemas de sueño.[16] Lo mismo sucede con la exposición a otros tóxicos medioambientales como lo demuestra la identificación del Síndrome de sensibilidad química múltiple.

La Comisión Nacional de Rusia sobre la Protección a la Radiación No Ionizante ha advertido que en los niños (mas sensibles a la radiación de teléfonos móviles) además pueden padecer: alteración de la memoria, disminución de la atención, disminución de las capacidades cognitivas y de aprendizaje, aumento de la irritabilidad, problemas de sueño, aumento de la sensibilidad a la tensión, y mayor tendencia a la epilepsia. [17]
Y por si esto fuera poco, se ha encontrado también daño genético (Roturas en el ADN y anormalidades cromosómicas)[18]  [19]

Un detallado informe del International EMF Collaborative, revisado por los investigadores de Hardell[20], indica que el riesgo aumenta en las siguientes circunstancias:
A más horas acumuladas de uso del teléfono. [21]
Cuantos más años desde el uso del primer móvil.[22]
Cuanto mayor es la energía radiada por el móvil.[23]
A mayor exposición (el móvil en el mismo lado de la cabeza que el tumor).[24]
Cuanto más joven es el usuario, mayor es el riesgo.[25]
Recuerda que “Las cabezas y cerebros de los niños no son cabezas de adultos en miniatura. Sus cráneos son más delgados, la proporción de agua es mayor, la mielina está todavía desarrollándose, etc. Como resultado la radiación del móvil penetra en sus cerebros en mayor proporción”.[26]
Esto último es lo más grave y es lo mismo que sucede con todas las exposiciones a radiaciones no ionizantes como las antenas de telefonía o las líneas de alta tensión, a tóxicos químicos y especialmente a radiaciones ionizantes provenientes de la contaminación radiactiva. Y no hay que olvidar que los mas jóvenes son los fetos intentando desarrollarse normalmente durante las primeras semanas y meses en el útero materno…

Dirás que hay estudios que no encuentran estos efectos e incluso alguno encuentra un efecto protector contra el cáncer.
Cierto.
Pero también es cierto que quien paga manda. Es decir que los resultados de los estudios “científicos” dependen de quién los financie. Cuando están financiados por los fabricantes de teléfonos los estudios son 10 veces más proclives a no informar sobre efectos adversos, comparados con estudios financiados por instituciones públicas. Esta es la conclusión del trabajo publicado hace ya 4 años de l Dr. Anke Huss y su equipo en la Universidad de Berna, Suiza.[27]

No es el único, el doctor Henry Lai, de la Universidad de Seattle, Washington, encontró que los estudios financiados por la industria hallaron efectos negativos en el 28%, mientras que los estudios independientes hallaron un efecto en el 67%.[28]

Además los estudios que aunaban las “ventajas” de no encontrar relación móviles – enfermedad y ser de baja calidad, proceden fundamentalmente del proyecto INTERPHONE como demostró el meta análisis del equipo americano-coreano precedentemente citado.[29]

La mayor parte de los estudios INTERPHONE no eran ciegos –los investigadores sabían qué sujetos tenían tumores y cuáles no, lo que se considera un importante defecto de diseño, mientras que todos los estudios de Hardell si eran ciegos.[30]

Te preguntarás ¿que es ese proyecto?
INTERPHONE es un estudio multimillonario en 13 países que se inició en 1999 y finalizó en 2004 para determinar si el uso de teléfonos móviles incrementa el riesgo de cáncer. El estudio fue en parte financiado por las firmas Mobile Manufacturers Forum y Global System for Mobile Communication Association.

Fue criticado antes de que se publicaran sus resultados en el informe Teléfonos móviles y tumores cerebrales: 15 razones para la preocupación, la Ciencia, Spin y la verdad tras el Interphone.[31] Sus autores, incluyendo a L.Lloyd Morgan, de la Sociedad de Bioelectromagnética Americana y Alasdair Philips, de Powerwatch en Reino Unido, identificaron 11 errores de diseño, incluyendo sujetos que utilizaban teléfonos inalámbricos (emiten la misma radiación microonda que los móviles) como “no expuestos”, excluyendo muchos tipos de tumor cerebral, excluyendo gente que había muerto (o que estaban demasiado enfermos para ser entrevistados) a consecuencia de un tumor cerebral, y excluyendo a jóvenes y niños, que son demostradamente más vulnerables.

Para darle mayor credibilidad el estudio fue “supervisado” por la IARC[32] que es una agencia de la OMS. Pero en lugar de conseguirlo en realidad ha contribuido al aumento de la pérdida de credibilidad de la OMS.

Este es un fenómeno generalizado, no se puede ser juez y parte. La Dra. Lisa Bero, de la Universidad de California, en San Francisco, ha concluido que “los grupos industriales son proclives a comunicar los riesgos de tal manera que minimicen  los daños y reduzcan la posibilidad de regular o restringir sus productos”.[33]

Esto incluye naturalmente al complejo médico industrial y a las instituciones que le sirven de coartada a la cabeza de las cuales se encuentra la Organización Mundial de la Salud, gran parte de cuyo presupuesto es “financiación externa”.[34] El retraso de la OMS en admitir los efectos nocivos de la industria de los móviles no es “científico”, significa más enfermedad y muerte para todos, justo lo contrario de los objetivos oficiales que supuestamente persigue la agencia de la ONU.

Este no es un caso aislado ni el más grave en el que la OMS está pringada. A pesar de las evidencias que llevaban décadas acumulándose la OMS hizo lo mismo con otros factores medioambientales patógenos como el amianto, con las dioxinas y con las hormonas para la menopausia. En todos los casos estaba demostrado que estas substancias eran cancerígenas y la OMS tuvo que admitirlo años después cuando las evidencias ya eran imposibles de ocultar.

La OMS ha colaborado en el estudio INTERPHONE financiado por la industria de la telefonía móvil, igual que colaboró con la industria farmacéutica en los fraudes de la gripe del pollo y del cerdo.

ero esto no es lo peor. El caso mas grave es la ocultación por parte de la OMS de los efectos de las bajas dosis de contaminación radiactiva, tanto de origen civil como militar, sobre todas las enfermedades. Su infame acuerdo con la Agencia Internacional de Energía Atómica de 1957 se lo impide y la obliga a “consultar” con la agencia antes de hacer cualquier declaración o publicación al respecto como llevamos décadas denunciando.[35] Este fraude es el mayor de la historia porque también afecta al patrimonio genético de toda la humanidad.

La complicidad de la OMS con el complejo militar – industrial (incluyendo la industria médica) en estas ocultaciones es claramente criminal y le retira cualquier credibilidad científica y “autoridad” que pudieran quedarle.

Referencias

[1] -Marianne Marchese, ND Novedades de Medicina Ambiental.
Townsend Letter – Agosto/Septiembre de 2010. (Págs. 42 y 43)

[2] Int J Occup Saf Ergon, 2007; 13: 63-71

[3] Hansson Mild et al. Pooled analysis of two Swedish case –control studies on the use of mobile and cordless telephones and the risk ofbrain tumours diagnosed during 1997-2003. Int J Occup Safety Ergon. 2007;79(8):630-639.
Int J Occup Saf Ergon,m 2007; 13: 63-71.

[4] Hardell et al. Pooled analysis of two case –control studies on the use of cellular and cordless telephones and the risk for malignant brain tumours diagnosed in 1997-2003. Int Arch Occup Environ Health. 2006;79 (8):630639.

[5] Hardell L, Carlberg M. Mobile phones, cordless hones and the risk for brain tumours. Int J Oncol. 2009;35:5-17.

[6] Arch Environ Health, 2004; 59: 132-7

[7] Int J Oncol, 2009; 5-17

[9] J Clin Oncol, 2009; Oct 13; Epub ahead of print. Citado en Teléfonos móviles: el punto de inflexión. JOANNA EVANS. WDDTY vol 20 no 9, diciembre 2009. Revista Medicina Holística nº 82.

[10] EMBID ALFREDO Las WIFI (redes inalámbricas) también son acusadas de ser peligrosas para la salud y el genoma . Revista nº81 Boletín 55 . 18 febrero 2010 .
http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/wifi.htm

[11] Bioelectromagnetics, 2008; 29: 219-32

[13] J Craniofac Surg, 2009; 20: 1556-60

[14]Ratones sometidos a radiación de teléfonos móviles, muestran un 40 % más de linfoma Incrementa la probabilidad de Alzheimer, Esclerosis Múltiple y Parkinson.
http://www.gigahertz.es/sar_de_radiacion_.html

[15] Ondas cerebrales: el eslabón del autismo. TONY EDWARDS. Rev M.Holística nº 82.

[16] Environ Health, 2008; 7:18.

[17] Russian National Committee on Non-Ionizing Radiation Protection. CHILDREN AND MOBILE PHONES: THE HEALTH OF THE FOLLOWING GENERATIONS IS IN DANGER
Moscow, Russia 14 April 2008. 46, Zhivopisnaya Str., 123182 Moscow, RUSSIA
+7-499-193-0187 rcnirp@mail.ru
http://www.radiationresearch.org/pdfs/rncnirp_children.pdf

[18] WDDTY . TELÉFONOS MÓVILES: DESCUBIERTO EL DAÑO AL ADN.Revista Medicina Holística nº78 2008

[19] Mae Van Ho citada en EMBID ALFREDO Las WIFI (redes inalámbricas) también son acusadas de ser peligrosas para la salud y el genoma. Revista nº81 Boletín 55. 18 febrero 2010.
http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/wifi.htm

[20] Cellphones and Brain Tumours: 15 Reasons for Concern, Sciencie, Spin and the Truth Behind INTERPHONE, en www.radiationresearch.org/pdfs/15reasons.asp

[21] Int J Occup Saf Ergon, 2007; 13: 63-71;

[22] Int J Occup Saf Ergon, 2007; 13: 63-71

[23] Occup Environ Med, 2005; 62: 390-4

[24] Int Arch Occup Environ Health, 2006; 79 :630-9

[25] Arch Environ Health, 2004; 59: 132-7

[26] Artículo en “Cellphones and Brain Tumours” citado en Teléfonos móviles: el punto de inflexión
JOANNA EVANS. WDDTY vol 20 no 9, diciembre 2009.

[27] Environ Health Perspect, 2007 ; 115: 1-4.

[28] Pathophysiology, 2009; 16: 137-47

[29] J Clin Oncol, 2009; Oct 13; Epub ahead of print.Citado en Teléfonos móviles: el punto de inflexión. JOANNA EVANS. WDDTY vol 20 no 9, diciembre 2009. Revista Medicina Holística nº 82.

[30] Teléfonos móviles: el punto de inflexión. JOANNA EVANS. WDDTY vol 20 no 9, diciembre 2009.Revista Medicina Holística nº 82 en prensa.

[31]Cellphones and Brain Tumours: 15 Reasons for Concern, Science, Spin and the Truth Behind Interphone, publicado por el International EMF Collaborative. www.radiationrearch.org/pdfs/15reasons.asp

[32] “Worl Health Organization´s International Agency for Research on Cancer (IARC)”

[33] Public Health Rep,2005; 120:200-8.

[34] Alfredo Embid. “Los expertos de la OMS mienten” rev Medicina Holística nº65 pgna 65.

[35] Por citar solo uno de los últimos: Boletín 116 Si la OMS no hubiera escondido las consecuencias de Chernóbil Fukushima no hubiera sucedido. Alfredo Embid. http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/ads116.htm

Fuente: http://www.amcmh.org/PagAMC/downloads/ads132.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s