www.lamatrixholografica.com

¿TE HAS PLANTEADO QUE LAS MAMOGRAFÍAS ANUALES NO SON NECESARIAS REALMENTE?

¿TE HAS PLANTEADO QUE LAS MAMOGRAFÍAS ANUALES NO SON NECESARIAS REALMENTE?

Un nuevo trabajo pone en tela de juicio la verdadera utilidad de la mamografía anual en las mujeres a partir de los 40 años.

La semana pasada un estudio que se acababa de publicar en el British Medical Journal llamó mucho la atención a casi todos los medios de comunicación. En EEUU hubo telediarios que abrieron con la noticia y se dedicaron espacios importantes en la mayoría de los grandes rotativos del país. En España también tuvo repercusión mediática. El trabajo canadiense que tanto atrajo a la prensa ponía en tela de juicio la verdadera utilidad de la mamografía anual en las mujeres a partir de los 40 años y fomentaba la reflexión sobre una prueba que ha sido durante décadas el paradigma máximo de la utilidad del diagnóstico precoz del cáncer.

La investigación, de acuerdo a todos los comentarios de la mayoría de los expertos consultados por los medios -y que no tenían conflictos de interés con todo el entramado que se mueve alrededor de la prueba-, hay que tenerla en cuenta porque estuvo bien diseñada, bien seguida, y contó con un número muy elevado de participantes. Con casi 90.000 mujeres estudiadas por científicos de la universidad de Toronto, los resultados que difieren del dogma establecido durante décadas de que que la mamografía salva vidas no pueden pasar desapercibidos.

Por favor, si te ha gustado, haz click en “Me gusta”
 Gracias

Los hechos son relevantes. El estudio empezó en los años 80 con la pretensión de evaluar de una forma aleatoria dos planteamientos diferentes. En uno se estudiaría a 45.000 mujeres en edades comprendidas entre los 45 y 59 años y se les realizaría una malograría anual, además de un examen clínico de las mamas como está preconizado desde hace muchos años. La otra rama de la investigación estaría formada también por 45.000 féminas a las que sólo se les haría cada año una revisión clínica de sus mamas. Y se planteó seguir a las 90.000 durante 25 años para conocer la incidencia de la mortalidad por cáncer de mama en los dos grupos. Los resultados fueron contundentes: 3.200 diagnósticos de tumor mamario maligno con la mamografía más la exploración física frente a 3.133 casos con ese mismo diagnóstico en el grupo de mujeres que sólo se realizaron un reconocimiento clínico. Similares. Sin embargo, el dato más polémico fue el de la mortalidad por cáncer de mama que fue exactamente igual en cada grupo.
Un debate inteso

Con estos resultados, y con el añadido de que la controversia sobre la utilidad real de la mamografía lleva ya años enraizada en el mundo científico, no hay forma de evitar que renazca el debate con mucha intensidad.

¿Se acerca a su ocaso una prueba que ha calado tanto? ¿Pasará con la mamografía lo mismo que ha pasado con el análisis del PSA, que ya no parece que sea la mejor forma de hacer diagnóstico precoz del cáncer de la próstata? ¿Hay que volver a preconizar el autoxamen de mama mientras se consigue algo mejor para la prevención primaria y/o secundaria de un tumor tan frecuente?

Los científicos puntualizan, refiriéndose a las mamografías, que hay tres tipos de cáncer de mama que hay que tener en cuenta. El primero, el cáncer de crecimiento lento que suele ir bien con tratamiento independientemente de cómo se haya diagnosticado. El segundo, el cáncer agresivo que, desafortunadamente, suele ir mal más allá de si se ha diagnosticado de una u otra forma. Estos dos cánceres apenas consiguen beneficio de los rayos X.

El tercer cáncer es el llamado inocuo. Ese que no progresa y que forma parte del llamado del sobrediagnostico, que, al parecer, es uno de los peores pecados de la mamografía.

También hay que contar con un cuarto grupo. Los cánceres feos pero que localizados a tiempo pueden tratarse bien. Esos son los cánceres que obtienen un claro beneficio de la radiología de las mamas. No obstante, los expertos puntualizan que 1.000 mujeres deben someterse a una mamografía durante 10 años para localizar un caso de ese tipo de cáncer.

Cientos de millones de mujeres se hacen una mamografía cada año. Miles de ellas, quizás menos de las que se presuponía, salvan la vida con la prueba. Sin embargo, en centenares de miles de mujeres se sobre actúa de una manera muy significativa. La ciencia evoluciona y no sería extraño que la mamografía no fuera la prueba reina en el diagnóstico precoz del cáncer de mama en el futuro. Parece muy sensato, y de momento, seguir utilizando este test en féminas a partir de los 50 años y hacerlo bianualmente.

Serían únicamente 13 mamografías en la vida en lugar de 35.

Y mientras tanto, la American Cancer Society se ha comprometido a estudiar en profundidad todo lo publicado sobre una prueba ahora en entredicho y tener a finales de este 2014 una conclusión sobre la misma con un consenso máximo.

Fuente: http://www.elmundo.es/salud/2014/02/18/530375ee22601d00258b4586.html

Una respuesta

  1. Reblogueó esto en Él éxito en los negocios y en la vida.

    Me gusta

    febrero 19, 2014 en 10:23 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s