Anuncios

www.lamatrixholografica.com

VENENOS EN EL CUERPO – INTOXICADOS POR TODAS PARTES…

   Desde hace décadas nos vemos expuestos directamente al consumo de innumerables agentes contaminantes a través de los alimentos que consumimos, el agua que bebemos, el aire que respiramos. Se ha demostrado que la presencia excesiva de metales en el cuerpo acidifican la sangre. Muchos se preocupan de la forma de evitar los metales pesados en la alimentación, pero las partículas de metales pesados también son absorbidas por los poros de nuestra piel cuando nos bañamos o simplemente porque nuestra piel también respira.
   Esta es una pequeña serie de posts acerca de los más importantes metales pesados y cómo nos enferman.
   Los metales se depositan en la sangre y especialmente en los tejidos grasos. Encontramos metales pesados en la mayoría de los pescados y mariscos. Carnes bovinas y sus derivados como la leche. Se ha encontrado alarmantes índices de mercurio en personas que tienen dietas ricas en pescados.
   Una gran cantidad de metales pesados se absorben por el aire contaminado que respiramos. El aire contaminado tiene gran cantidad de carburantes y metales pesados que no pueden ser eliminados con facilidad. Las partículas de metales pesados también son absorbidas por los poros de nuestra piel.
   Cada vez es mayor la cantidad de metales pesados presentes en el aire, para mejorar la comunicación satelital y las telecomunicaciones, se esparcen diariamente químicos metálicos y otros compuestos en los chemtrails utilizados con este propósito, pero altamente tóxicos para la salud.

Efectos metales pesados en el cuerpo

   Entre los 106 elementos (conocidos por el hombre) que necesitamos para sostener la vida, 84 son metales, por lo que no es de extrañar que las posibilidades de contaminación metálica en el ambiente sean numerosas.
   Entre los metales pesados los más importantes en cuestión de salud son el mercurio, el plomo, el cadmio, el níquel y el zinc.
   Algunos elementos intermedios como el arsénico y el aluminio, los cuales son muy relevantes desde el punto de vista toxicológico, se estudian habitualmente junto a los metales pesados.
  • Arsénico (As): Bronquitis; cáncer de esófago, laringe, pulmón y vejiga; hepatotoxicidad ; enfermedades vasculares.
  • Berilio (Be): Irritación de las membranas mucosas y de la piel; cáncer de pulmón.
  • Cadmio (Cd): Bronquitis, enfisema; nefrotoxicidad; infertilidad; cáncer de próstata; alteraciones neurológicas; hipertensión; enfermedades vasculares.
  • Cromo (Cr): Nefrotoxicidad; hepatotoxicidad; cáncer de pulmón.
  • Mercurio (Hg): Alteraciones neurológicas; afecciones del sistema respiratorio, Autismo, Depresión.
  • Plomo (Pb):Alteraciones neurológicas (disminución del coeficiente intelectual infantil); nefrotoxicidad; anemia; cáncer de riñón.

ALGUNOS METALES PESADOS PELIGROSOS 

   Aquí veremos una exposición rápida, cada uno será ampliado en posts particulares,  ya que el material es mucho.
  • MERCURIO (Hg)
 

El mercurio está considerado dentro de los metales pesados como altamente tóxico. Puede estar presente de forma natural en forma de metal (como mercurio), o en forma de sales de mercurio. Es muy volátil y podemos respirarlo si está presente en el aire, siendo absorbido por los pulmones y la piel. El mercurio que se inhala es la forma más peligrosa de exposición, pues entra en el organismo y se acumula, permaneciendo durante mucho tiempo.

El mercurio es bastante común que esté presente en nuestro organismo debido a la amalgama o empastes de color de plata que contienen mercurio en su fórmula (entre otros elementos). Cuándo los alimentos entran en contacto con el empaste, se liberan pequeñas partículas de mercurio y entran en el sistema digestivo a través de la saliva, llegando a la sangre, siendo transformadas en óxido de mercurio. Una vez en el cuerpo, se acumula en algunos de los principales órganos como hígado, riñones, bilis y corazón. Al pasar mercurio a nuestra saliva, se dispersan vapores de mercurio que pueden llegar al cerebro y facilitan la entrada de otros tóxicos y metales pesados, que de otra manera no entrarían. Son tóxicos ajenos a la intoxicación por mercurio, pero que es éste el que facilita su entrada a nuestro organismo. Estas partículas de vapor de mercurio, pueden ser difundidos a través de las encías, las raíces dentales y de la mandíbula. Es decir, de los tejidos o estructuras que están en contacto con el mercurio a través de la amalgama (empaste). Dichos vapores pasan a la sangre y se fijan, ya no sólo en los órganos vitales, sino también, en los huesos y en las articulaciones.

Los síntomas de la exposición al mercurio pueden ser: depresión, diarreas, fatiga, catarros crónicos, irritabilidad, pérdida de memoria o amnesias, inflamación de las mucosas, etc.

Los síntomas del envenenamiento por mercurio son físicas y psíquicas: Disminución de capacidad de reacción, Temblores en las manos, Impotencia, Tensión alta, Sudor durante la noche, Fatiga, Herpes, Sabor metálico en la boca, Entumecimiento, Perdida de memoria, tendencias suicidas, negatividad, pérdida de confianza en sí mismo, pies y manos frías, pérdida de apetito, Ansiedad, Pasividad, Perturbaciones del sueño, Dolores crónicos de cabeza u otros.

¿CÓMO ENTRAMOS EN CONTACTO CON EL MERCURIO?

El mercurio es uno de los metales pesados presente en una enorme variedad de productos de uso cotidiano, aparte de estar en el aire y en la amalgama de los empastes dentarios. Está presente en los termómetros, en bombillas de alumbrado doméstico (ampolletas) fluorescentes, barómetros, etc. Aunque no constituye mayor peligro mientras se encuentra encerrado, el problema surge cuando se libera el mercurio. Puede llegar a ser divertido jugar con las bolitas que forma el mercurio. Es un mineral hermoso y curioso, pero terriblemente tóxico.

Una cosa a tener en cuenta es que el mercurio no debería estar de ninguna manera presente en la cadena alimentaria. No es un elemento natural en los alimentos, pero puede llegar a nuestro cuerpo a través del pescado, pues consumen grandes cantidades de mercurio ya que es uno de los metales pesados más presentes en las aguas del mar y de los ríos y a través del ganado y vegetales, puesto que el mercurio se moviliza, acumulándose en el suelo. Este mercurio procede de actividades humanas, como minería, fundición, combustión de residuos sólidos, fertilizantes para la agricultura y los vertidos de aguas residuales.

  • PLOMO (Pb)

El plomo ha sido un metal muy utilizado en instalaciones domésticas y en aleaciones metálicas, o químicas como tuberías, fabricación de pinturas, masillas y pesticidas. Es de los metales pesados que más fácilmente podemos contaminarnos.

El plomo es un metal muy manejable y moldeable y en la antigüedad ha sido muy utilizado en obras de arte como vitrales y como componente de algunas pinturas, pero hoy en día, no se puede utilizar en muchas de esas aplicaciones debido a su gran toxicidad en organismos vivos.

El plomo es tremendamente nocivo para la salud. De los metales pesados que más estragos ha causado entre la población. Entra en el organismo a través de vegetales, carnes, frutas, mariscos y el vino (entre otros muchos alimentos contaminados con metales pesados). El humo del tabaco también es un contaminante con una alta concentración en plomo.

CONCENTRACIONES ALTAS DE PLOMO PUEDEN CAUSAR:

Abortos, hipertensión arterial, problemas renales, Disminución en el aprendizaje y las habilidades motoras, alteración del sistema nervioso, daño en el esperma, daño cerebral, agresión, irritabilidad, hipersensibilidad, alteraciones en el comportamiento (sobre todo de los niños), etc.

Productos que Potencialmente Tienen Plomo:

  • Municiones
  • Antigüedades (debido al barniz, la pintura, etc.)
  • Baterías (especialmente para autos)
  • Cubiertas de cables
  • Pesticidas
  • Plástico
  • Pesas
  • Juguetes y productos importados de China y otros países.
  • Cerámica
  • Cigarros
  • Cristal y Vidrio (especialmente de la era de la depresión)
  • Combustible
  • Pintura (hecha en el extranjero o en su mayoría de baja calidad)
  • Cobertura para Rayos-X
  • CADMIO (Cd)

El cadmio proviene (en su mayoría) de la refinación del zinc. Es un producto residual o un subproducto del zinc.

El cadmio está presente principalmente en la corteza terrestre, puesto que se absorbe con mucha fuerza por la materia orgánica que forma el suelo. Este hecho en sí, conforma el mayor peligro, porque estos depósitos de cadmio absorbidos por la materia orgánica del suelo, pasa a las plantas y muchas son parte de la dieta humana o animal en forma de metales pesados peligrosos.

Los alimentos potencialmente más susceptibles de estar contaminados por cadmio son los champiñones, los mariscos, los peces de agua dulce, las algas secas, el agua potable, etc.

Los fumadores (activos y pasivos) están muy expuestos al cadmio. También personas que viven cerca de vertederos de basuras o fábricas que liberan cadmio a la atmósfera. Trabajadores de refinerías de metal también pueden estar expuestos al cadmio y a otros metales pesados.

EFECTOS DE SOBREEXPOSICIÓN AL CADMIO

El cadmio puede causar lesiones renales importantes. Es un metal pesado que lo transporta la sangre y se acumula en los riñones obstaculizando la filtración de tóxicos por este. También es capaz de dañar los pulmones de forma severa (sobre todo cuando se trata de un fumador). El cadmio afecta al sistema nervioso central (SNC), el sistema inmunitario y la integridad del ADN de las células.

Una alta concentración de cadmio provoca síntomas como diarreas, vómitos, dolores de estómago y debilidad en los huesos.

  • COBRE (Cu)

El cobre es un mineral muy importante para el desarrollo de la vida humana y se deben cuidar los aportes de este elemento,pero en su justa medida. Las dosis altas de cobre se consideran metales pesados y provocan serios desórdenes en la salud, como anemias, problemas estomacales, daño en los riñones y en el hígado.

Los síntomas de un exceso de cobre, puede ser irritación de nariz, boca y ojos, dolores de cabeza y mareos.

El cobre está muy presente en nuestros hogares en tuberías y en recipientes de cocina y por lo tanto, pasa al agua y/o a los alimentos cocinados. Es utilizado de forma masiva en la industria y es lo que ha hecho que la exposición al cobre sea mucho más alta de lo normal.

Un dato curioso es que el exceso de consumo de té, cuando no se ingiere cobre en la dieta, puede ser causante de déficit de cobre, lo cual provoca mucho cansancio.

  •  CROMO (Cr)
El cromo es un metal pesado que está relacionado con el contacto de la piel con él. También se produce sobreexposición al cromo a través de la dieta y la respiración, aunque estas dos últimas sean más bajas.
El cromo VI (un cromato, derivado) puede alterar el material genético de las células y llegar a causar cáncer.
El cromo III (otro cromato, derivado) es un elemento esencial para la vida humana en cantidades pequeñas y la falta de cromo puede ocasionar trastornos metabólicos, problemas de corazón, diabetes, etc., pero cuando la concentración es elevada, por el contrario, puede llegar a producir problemas hepáticos serios, problemas renales, problemas en los tejidos nerviosos y circulatorios. También se suceden irritaciones en la piel y úlceras.
Los lugares de mayor concentración de cromo, está en el agua, alimentos vegetales y a aunque el cromo III es necesario para la vida, la forma de preparar la comida, o de almacenarla, puede alterar el contenido de cromo, aumentando su concentración, cosa altamente peligrosa para la salud pues se trataría de metales pesados.
CROMO – EXPOSICIÓN
El cromo es un metal pesado muy presente el organismo de personas que trabajan en la industria del textil, del acero y como no, en los fumadores.
  •  NÍQUEL (Ni)


El níquel en su justa medida es un metal muy necesario para la vida, siendo un oligoelemento esencial para la formación de glóbulos rojos, pero cuándo lo inhalamos, ingerimos, o absorbemos en exceso, el níquel puede llegar a ser muy tóxico (dependiendo de la cantidad), afectando a pulmones, laringe y nariz y también puede comprometer a la próstata y al corazón.
El níquel es uno de los metales que se utilizan en la aleación del acero y está presente en cantidades muy bajas en el ambiente y en la cadena alimentaria. Para llegar a intoxicarse o contaminarse tendría que haber un consumo muy elevado de este elemento. La intoxicación por níquel suele suceder por alimentos que crecen en suelos muy contaminados pasando esas cantidades de metales pesados a la cadena alimentaria.
En la piel puede causar reacciones alérgicas y erupciones cutáneas sobre todo al contacto con joyas que contienen el metal.
  • SELENIO (Se)

El selenio es otro metal que se da en forma natural y que es muy importante que esté en nuestro cuerpo en su justa medida. En la comida, el selenio está en la carne y en los cereales y es un elemento fundamental para la vida. Generalmente la comida natural, contiene las cantidades que el cuerpo necesita para no sufrir carencias de este oligoelemento, las cuales pueden ser varias, entre ellas, las disfunciones eréctiles. Una sobreexposición a selenio puede considererarse una contaminación por metales pesados.

SOBRE EXPOSICIÓN AL SELENIO

Podemos estar expuestos a intoxicación por selenio al igual que con el resto de metales ingiriendo comidas que lo contengan en exceso por suelos y/o aguas contaminadas, por inhalación de aire contaminado con selenio, al ingerir agua o por la piel.

Las exposiciones por selenio más elevadas pueden darse en lugares donde se trabaje con pinturas, la industria del metal y se libera a la atmósfera como consecuencia de la combustión del carbón y del aceite.

Si las cantidades de selenio que se absorben son muy elevadas, o muy frecuentes, puede tener efectos muy nocivos como alteraciones pulmonares, respiratorias, asma, náuseas, dolor de cabeza, conjuntivitis, dolores abdominales, fiebre, halitosis, manchas en las uñas y dientes, debilitamiento del cabello, alteraciones cutáneas, irritación en los ojos, etc.

  • ALUMINIO (Al)

A veces también se habla de contaminación por metales pesados incluyendo otros elementos tóxicos más ligeros, como el arsénico o el aluminio.

El aluminio es un elemento que aunque en la tabla periódica su peso específico no es superior a 5 g/cm3 o que no tienen un número atómico por encima de 20 (no tiene la densidad para ser llamado “pesado”), por su toxicidad, es incluido como uno de los metales pesados en algunas listas de dichos tóxicos.

No olvidemos que el aluminio es un elemento muy abundante en la naturaleza, sólo aventajado por el oxígeno.

Está presente en muchos sitios en los cuales usted no espera encontrarlo. Claro, sabemos que el aluminio está en el papel, las latas y las baterías de cocina. Pero tal vez no sepa que se encuentra en los antiácidos, la medicina anti-diarreica, los atomizadores nasales y el queso procesado. Cosas tan rutinarias como el antitranspirante y las aspirinas contienen aluminio y no se eliminan tan fácilmente de los hábitos diarios debido a nuestra cultura de “quiero todo rápido y de prisa”. Unos cuantos de los productos que incluyen aluminio en su fórmula aparecen a continuación:

  • Antiácidos
  • Medicamentos Anti-diarreicos
  • Antiperspirantes
  • Astringentes
  • Polvo para Hornear
  • Aspirinas
  • Lápiz Labial
  • Atomizadores Nasales
  • Queso Procesado
  • Vacunas
  • Latas (alimentos y bebidas)
  • Batería de Cocina
  • Placas Dentales
  • Luces Artificiales
  • Papel Aluminio
  • Medicinas para las Hemorroides
  • Enjuagues Vaginales
  • Pasta Dental
  • ARSÉNICO (As)

El arsénico es la causa más común de intoxicación aguda por metales pesados en los adultos. Aunque el arsénico no es un metal, sino un metaloide (básicamente significa que tiene propiedades de metal y no metal), es liberado al medio ambiente por la industria de productos químicos y gafas, y llega a los suministros de agua en todo el mundo con la exposición de la vida marina.

El arsénico afecta a la sangre, los riñones y el centro nervioso, el digestivo y los sistemas de la piel, con consecuencias como: dolor abdominal, acrocianosis y necrosis, anemia, anorexia, apatía, ceguera progresiva cardiotoxicidad, cólicos, coriza, la muerte, la demencia, dermatitis, diarrea, mareos, somnolencia, edema, eccema, inhibidor de la enzima, fatiga, fiebre, pérdida de líquido, olor a ajo en el aliento o en las heces, el sistema gastrointestinal, el bocio, la pérdida del cabello, dolor de cabeza, la hemólisis, aumento de la pigmentación hiperqueratosis de palmas y plantas, el herpes, la hiperpigmentación, ictericia, daño o insuficiencia renal, leuconiquia, la disfunción del hígado, los pulmones y cáncer de pulmón y, deterioro mental, la coordinación motora, náuseas, trastornos nerviosos, palidez, parestesias, parálisis, enfermedades respiratorias, salivación excesiva perforación del tabique, sensorio neuropatía, shock, trastornos de la piel, espasmos, estupor, estomatitis, constricción de la garganta, vascular efectos de Raynaud, vértigo, y vómitos, etc.

¿CÓMO ELIMINAR METALES PESADOS DEL ORGANISMO?

Es sencillo comenzar a desintoxicar el cuerpo y nuestra sangre de metales pesados. Son dietas naturales que fortalecen el sistema inmunológico y que tienen cualidades de eliminación o quelación de metales.

 Carbón vegetal activo 

En el caso de intoxicación química, envenenamiento alimentario o ingestión de otras sustancias nocivas, el carbón vegetal activado tiene la propiedad de absorber los ingredientes peligrosos y eliminarlos por vía intestinal. Se emplea en las salas de urgencia, para los lavados de estómago en casos de tentativa de suicidio por ingesta de medicamentos.

  • Sílice 

Este elemento permite igualmente absorber metales pesados (mercurio, plomo) y otros elementos tales como el aluminio o el flúor en sobredosis. También se encuentran en forma de comprimidos. Son una buena fuente de suplementos alimentarios. Las personas que sufren de úlceras de estómago o de perforaciones del tracto digestivo deberían abstenerse y consultar a un médico. La arcilla diluida en un poco de agua se puede aplicar sobre la piel. Produce un efecto beneficioso por la extracción de toxinas o impurezas y la neutralización de ácidos o de residuos químicos bajo la piel.

  • Alga Chlorella

La chlorella tiene dos efectos: moviliza metales pesados y radioactivos y otras toxinas, como p. ej. dioxina, especialmente en los espacios extracelulares, para echarlas después del cuerpo con las heces.

  • Cilantro

El cilantro es capaz de movilizar muchos tóxicos del espacio intracelular, especialmente de las células nerviosas y de los huesos. Estudios han demostrado que el cilantro efectúa una movilización rápida de aluminio y plomo, plomo del cerebro y del esqueleto, superior que con cualquier otro remedio.

  • Aceite de piña de pino y de abeto

Los aceites de estas coníferas son excelentes para despejar los alvéolos y ayudar a descongestionar los pulmones, disolver ciertas resinas debidas al tabaco y otras sustancias.

  • Ajo

El ajo silvestre protege las células rojas y blancas de la sangre contra daños por oxidación, provocados por los metales pesados en su camino hacia fuera.

También tiene propiedades de desintoxicación. Además el ajo silvestre contiene el mineral más importante en la protección contra la toxicidad del mercurio: el selenio bioactivo.

  • Otros

Otros conocidos son los alimentos ricos en vitamina C, el ajo con su ingrediente activo, la alicina, es un aliado que hay que utilizar. Más aún si usted es un consumidor de carne.

Desintoxicar la piel
   Podemos desintoxicar el cuerpo a través de la piel a través de simples baños de inmersión con sales minerales. El agua y el calor facilitan la absorción de nutrientes. Además de limpiar, relajar y purificar el cuerpo.
   Se puede añadir todo lo que se quiera en el baño caliente: tonificantes como las hojas de aliso cogidas frescas (antiinflamatorio), de abedul (purificante y febrífugo), agujas de pino (pulmones).
Receta para eliminar metales pesados del cuerpo
   Se ha demostrado que el cilantro puede disolver o disgregar los metales de nuestro cuerpo en un corto lapso de tiempo. La receta de Pesto de cilantro es un potente limpiador de tejidos: DETOX ANTI-NWO. Es excelente sobre pan tostado, patatas al horno y pastas. Dos cucharadas de café al día de este pesto durante tres semanas son suficientes para permitir eliminar de la sangre metales tóxicos como el mercurio, el plomo y el aluminio. Hagan esta cura durante alrededor de 3 semanas.
FUENTES:
Anuncios

Una respuesta

  1. Pingback: Venenos en el cuerpo – Intoxicados por todas partes… | Periodismo Alternativo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s