www.lamatrixholografica.com

UN MILLÓN DE DENUNCIAS FALSAS DE MALTRATO FINANCIADAS CON FONDOS EUROPEOS.

Se presenta el informe “Fondos europeos y fraude de género”.


Todas las estadísticas están referenciadas a una fuente oficial de datos dependiente del Estado español: Consejo General del Poder Judicial, Instituto Nacional de Estadística (INE) y Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Ninguna estadística o dato se ha elaborado desde fuentes no oficiales.
Autores: Manuel O.N.- Eugenio M.C. – Manuel R.F. – Enero de 2016
España tiene uno de los niveles más bajos de la ‘violencia de género’ (doméstica) del mundo y en especial con relación a los países de su entorno.
La ley de violencia de género española introduce el llamado ‘derecho penal de autor’, propio de las dictaduras o regímenes totalitarios, y que trata penalmente de forma distinta a los hombres y a las mujeres, aplicando no sólo penas sino todo tipo de mecanismos procesales y extraprocesales distintos por razón de sexo, criminalizando al hombre de partida por el mero hecho de serlo, con efectos devastadores sobre la infancia.
En base a la Ley de violencia de género, y su desarrollo posterior en distintos protocolos de actuación en distintos ámbitos (policial, servicios sociales, asistencia jurídica a través de los colegios de abogados, etc), se asignan todo tipo de ayudas de carácter asistencial, como son la asistencia jurídica gratuita, tratamientos especiales en cuanto al cese voluntario de la supuesta víctima en su centro de trabajo, ayudas económicas, casas de acogida, etc…en gran partefinanciado con los fondos europeos.
Para ello, basta con una simple denuncia, sin prueba alguna contra la pareja o ex pareja, y sin haber sido instruida causa alguna en el Juzgado, ni mucho menos haber sido condenado el hombre, ya se otorgan todas estas ayudas. El 80% de las denuncias son archivadas o sobreseídas.
Ni los juzgados ni la fiscalía, por instrucciones directas del Gobierno, actúan de oficio por un delito de denuncia falsa, por lo que no se devuelven posteriormente todas las ayudas que se fueron concediendo en base a esa denuncia. Esto hace que el propio sistema se retroalimente de manera progresiva, alentando en un ciclo perverso la interposición de denuncias falsas con fondos europeos: a más denuncias, más dinero.
Los fondos europeos por lo tanto, se asignan finalmente sin fundamento ni justificación, dado que en la mayoría de los casos, se otorgan ayudas en base a denuncias injustificadas que se archivan, generando un sistema que se retroalimenta y que viola los principios de seguridad jurídica y cualquier criterio objetivo y fundamentado de asignación de esos fondos.
Las consecuencias sobre decenas de miles de menores, hombres, familia extensa, mujeres, abuelos, son violaciones sistemáticas de derechos humanos y consecuencias graves en el desarrollo natural de los menores afectados. La magnitud del fenómeno en España es desconocida en cualquier sistema judicial de los analizados en Europa. No existe en Europa “derecho penal de autor” como hay en España recogiendo la tradición de la Unión Soviética.
La vinculación de esta maquinaria de extracción de rentas con los principales partidos políticos es evidente, y será objeto de un tercer informe como continuación de éste.

LEER INFORME

Fuente: http://www.familiaenderechos.es/2016/02/25/un-millon-de-denuncias-falsas-de-maltrato-financiadas-con-fondos-europeos/

 

España en el punto de mira de Europa por las falsas denuncias de malos tratos

  • Un vídeo emitido por una productora danesa, del que se ha «colgado» un resumen en internet, ha levantado de nuevo la polémica sobre las  denuncias falsas por violencia de género. Bajo el título «Acusaciones falsas en España», el documental alerta del doble filo de una ley que podría haber hecho un mal cálculo a la hora de querer equilibrar la balanza. Si algo se puede decir de dicha producción audiovisual es, al menos, que es escandalosa y, por añadidura, que choca frontalmente con los datos oficiales.

Las cifras son totalmente contradictorias y se alejan mucho unas de otras, las oficiales de las que proporcionan las asociaciones y el polémico vídeo.

El Ministerio de Igualdad, al que este periódico se dirigió con motivo de la redacción de este artículo, no quiso hacer declaraciones al respecto. Su único argumento fue la directa remisión a los datos vertidos por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Sin embargo, fuentes de este órgano de gobierno con las que también habló LA RAZÓN admitieron que «esta estadística no estaba tipificada». «Existen datos de las denuncias realizadas, de las que han sido condenatorias y de las que han sido absolutorias, pero no hay una cifra concreta sobre denuncias falsas».

A pesar de esa «ausencia» de estadísticas, el CGPJ sí cuenta con datos que permiten hacerse una idea sobre la exageración de la mencionada producción audiovisual. En el primer trimestre de este año, se produjeron 32.452 denuncias por violencia de género, lo cual proporcionaría una media de 361 denuncias diarias. Es evidente, aunque sólo sea por la más simple lógica, que no pueden ser falsas 350 de ellas.

No obstante, la ley dejó servida la polémica y se ha venido repitiendo desde hace ya algunos años. Diferentes magistrados como Francisco Serrano, presidente y juez titular del Juzgado de Familia nº7 de Sevilla y pionero en esta acusación social, han denunciado, en multitud de ocasiones, esta discriminación positiva.

Para Domingo González Alonso, portavoz de la Asociación Ambos, organización que trabaja por la igualdad de género, la realidad es cristalina. Según los datos de su último estudio, «cerca de un 80 por ciento de las denuncias por violencia de género son falsas». Sin embargo, un informe emitido por el CGPJ en noviembre de 2009 aseguraba que las denuncias falsas ocupaban un pequeño porcentaje del total de las acusaciones por violencia doméstica. En concreto, el citado estudio del CGPJ afirmaba que «sólo una de cada 530 resoluciones judiciales analizadas podía considerarse como tal y que un 84,1 por ciento de las sentencias son condenatorias».

En opinión de González, «esta ley es inconstitucional porque rompe el principio de igualdad y deja de lado la presunción de inocencia».«Es una herramienta enorme en manos de la mujer que está promocionando la desigualdad».

Por su parte, Jaime Tapia, magistrado de la Audiencia Provincial de Vitoria, considera que el problema no está en la ley. «La solución no está en volver al sistema anterior, sino en dotar a los órganos de más medios que permitan analizar cada caso con más cautela. Se necesita el apoyo de expertos del ámbito social y psicológico». «A veces,  las decisiones se toman con cierta premura. Se oye a uno y a otro y no se contrasta con otros expertos. Es aquí cuando se puede poner en peligro la presunción de inocencia que, por otro lado, es perfectamente compatible con las medidas cautelares», advierte Tapia.

Cásate con un español
González insiste en que muchas mujeres se aprovechan de esta ventaja legislativa. «Hay foros en internet en los que las mujeres dan consejos para hacer negocio con esta ley. Textos como “cásate con un español, que te dan una casa y te quedas con todo” están a la orden del día en la red», relata el portavoz de Ambos.

«Las asociaciones magnifican mucho los datos. Las denuncias falsas desgraciadamente existen y es bueno que los afectados lo digan, pero el número de casos no es muy elevado», afirma Tapia. «Además –prosigue el experto– de las denuncias no condenatorias, muchos casos se producen porque ellas se retractan debido al síndrome de la mujer maltratada, la dependencia emocional o económica, o motivadas por otras razones como los hijos, la familia, etc».

Sea cual sea el número de afectados, la realidad incuestionable es que hay hombres que sufren a consecuencia de esta ley que, como admite el magistrado de Vitoria «puede, por haber intentado equilibrar la situación, haber ido demasiado lejos legislativamente».

Difícil de demostrar
Otra de las preocupaciones de los afectados es que, según González, «las mujeres que mienten no son castigadas, o tienen que pagar una cantidad mínima», circunstancia que Tapia desmiente alegando, en primer lugar, que «ya se están produciendo casos de mujeres condenadas» y, en segunda lugar, que «la denuncia falsa es un delito muy difícil de demostrar».

No sólo la Asociación Ambos reclama la igualdad ante la ley. También otras organizaciones como la Asociación Nacional de Afectados del Síndrome de Alineación Parental (Anasap) llaman la atención sobre la necesidad de que la custodia sea compartida. «Una de las formas de boicot es que uno de los padres ponga en contra del otro al niño y le eduque en el odio hacia el otro progenitor», indica Francisco Fernández, portavoz de Anasap.

En España, el porcentaje de custodia paterna es muy pequeño (en torno al 4 por ciento) y la custodia compartida sólo se aplica en las comunidades autónomas de Aragón y Cataluña. «Pese a que la Constitución establece el principio de igualdad ante la ley, cuando se producen los divorcios este principio se rompe», reclama Fernández. «La custodia compartida es la fórmula más justa para padres y niños y evita el síndrome de alineación parental», concluye el portavoz de Anasap.

Fuente:  España en el punto de mira de Europa por las falsas denuncias de malos tratos  http://www.larazon.es/historico/900-espana-en-el-punto-de-mira-de-europa-por-las-falsas-denuncias-de-malos-tratos-MLLA_RAZON_307941?sky=Sky-Abril-2016#Ttt1BeGrnObFfCG6

 

Imputadas dos abogadas progresistas por alentar una trama de denuncias falsas de violencia de género

Las abogadas investigadas, Cruz Sánchez de Lara y Yolanda Corchado

Las abogadas investigadas, Cruz Sánchez de Lara y Yolanda Corchado

El titular del Juzgado de Instrucción número trece de Madrid ha citado a declarar hoy a nueve personas como investigadas (la nueva figura del imputado) por haber urdido presuntamente una trama de denuncias falsas de violencia de género. Cuenta ABC que entre los investigados están dos conocidas abogadas especialistas en violencia de género, Cruz Sánchez de Lara, que era directora de la Asesoría Juridíca de la Federación de Mujeres Progresistas (FMP) cuando sucedieron los hechos, y su socia Yolanda Corchado. También están citadas dos psicólogas de esta organización, Beatriz Mata y Covadonga Naredo, que fue directora del área de violencia de género de la FMP. El resto de investigados son la mujer que denunció a su expareja, Beatriz Caniego, y varios de sus familiares.

El denunciante, Jesús Muñoz, es un Policía Municipal de Madrid que fue víctima de siete denuncias falsas de maltrato por parte de su exmujer. La sentencia por la que fue absuelto ha sido aportada al nuevo procedimiento, ya que el juez que llevó el caso apuntó hacia la «fabricación» de las denuncias que sirvieron para mantener imputado al hombre durante seis años.

La convivencia de la pareja, que tienen un hijo en común, se rompió en enero de 2005. En mayo de 2006, Jesús Muñoz denunció a Beatriz Caniego por agresión cuando intentaba ver a su hijo en la guardería, tras cuatro meses sin poder mantener contacto con él porque su madre se lo impedía. La exmujer de Muñoz contraatacó justo al día siguiente denunciándolo a élpor varios presuntos delitos relacionados con el maltrato. En la sentencia que absolvió al hombre, el juez apuntó claramente hacia la posibilidad de que las denuncias de maltrato fueran falsas: «Nos encontramos ante toda una serie de indicios que pueden hacer sospechar fundadamente en la posible utilización espuria del proceso penal».

No había maltrato

El magistrado argumentó que «ha de tenerse presente que las denuncias penales se inician cuando Beatriz ya contaba con asesoramiento letrado, y ya había interpuesto una demanda paterno-filial, en la que para nada relataba situación de maltrato». Jesús Muñoz también aportó una serie de grabaciones para acreditar que el maltrato fue «inventado» para obtener ventajas por parte de su expareja. El juez sostuvo en la sentencia que «habían existido unas conversaciones de Jesús Muñoz con las letradas de Beatriz, (grabadas por Don Jesús), destinadas a lograr un mutuo acuerdo en las medidas paterno filiales, sin ninguna mención a los supuestos malos tratos, y que justo al día siguiente de que Beatriz hubiera sido a su vez denunciada, es cuando Beatriz interpone la primera denuncia» por maltrato.

El magistrado llegó a citar «un hecho que ha producido el más absoluto asombro del juzgador». Se refiere a que la denunciante alegó «extrema delgadez» e «intentos de suicidio» como «evidencias del maltrato sufrido». Sin embargo, el juez constató que en la demanda civil previa se decía que ese «malestar físico y psicológico» no se debía a ningún maltrato, sino a «la separación de la pareja».

El citado diario se puso en contacto con el despacho de las letradas y con la Federación de Mujeres Progresistas para recabar su versión de los hechos, pero han declinado responder.

Fuente: http://www.alertadigital.com/2016/04/04/imputadas-dos-letradas-de-la-federacion-de-mujeres-progresistas-por-alentar-una-trama-de-denuncias-falsas-de-violencia-de-genero/

Tirar de los pelos y abofetear al marido no es violencia de género

La Audiencia Provincial de Murcia ha sustituido la pena de 56 días de trabajos en beneficio de la comunidad impuesta a una mujer acusada de tirar de los pelos y abofetear a su marido por otra de cuatro días de localización permanente al considerar que no se trata de un caso de violencia de género.

En contra del criterio sostenido por el Juzgado de lo Penal número Cuatro de Murcia, la Sección Tercera de la Audiencia considera que los hechos probados no son constitutivos de un delito de violencia de género, sino de una falta de maltrato.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, señala que el juez de lo Penal declaró probado que el incidente se produjo en la vivienda familiar, ubicada en la localidad de Archena (Murcia), al llegar la denunciada, que se encontraba en proceso de separación de su marido.

“La mujer inició una discusión con él porque había efectuado una llamada de teléfono a otra, llamándole ‘hijo de p.’, y, en un momento dado, le tiró del pelo y le propinó un bofetón”.

La sentencia recogía también que “no ha quedado probado que él le propinara diversos bofetones en el rostro y la lanzara contra el sofá y que, por razón de ello, le causara lesiones que tardaran en curar siete días”.

El Juzgado de lo Penal absolvió al marido y condenó a su pareja, como autora de un delito de violencia doméstica, a la pena de 56 días de trabajos en beneficio de la comunidad y la prohibición de acercarse al primero a menos de 50 metros durante seis meses.

Al estimar parcialmente su recurso, el tribunal sustituye el relato de hechos probados por otro en el que se indica que la discusión habida en el matrimonio “se produjo por motivos no precisados”.

La sala, que mantiene la orden de alejamiento, sustituye la condena por otra de cuatro días de localización permanente por una falta “al no haberse justificado mínimamente por el juez ese plus o añadido que se necesita para condenar por violencia de género”.

Fuente:  Tirar de los pelos y abofetear al marido no es violencia de género  http://www.larazon.es/sociedad/tirar-de-los-pelos-y-abofetear-al-marido-no-es-EL3379503?sky=Sky-Abril-2016#Ttt1C6rAj70cOCFP

Las europeas que menos agresiones sufren, las españolas: ¿era necesaria la ley de “violencia de género” de Zapatero?

1506646_607352439358893_1318640241_n (1)

No es la primera vez que nos referimos a ello. Aún considerando que la violencia machista es una lacra social que hay que erradicar, la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero puso en marcha en 2004 es una ley que criminaliza en exceso al hombre y está basada más en la ideología de género que en la realidad española en un contexto europeo.

Una muestra de ello es que los grandes ignorados por esa ley fueron los ancianos y los niños, con índices de maltrato más elevados que los de las mujeres, como señalan diferentes informes que echan por tierra los argumentos de que la violencia contra la mujer es un hecho estructural inherente a la condición de hombre y a las sociedades patriarcales.

Ahora, una macroencuesta sobre la violencia contra las mujeres realizada a 42.000 mujeres de entre 18 y 74 años en la Unión Europea, la mayor realizada hasta la fecha en todo el mundo, viene a darnos la razón al constatar que las españolas han sufrido menos episodios de violencia física o sexual que la media europea.

El director del macrosondeo de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA, en sus siglas en inglés), Morten Kjaerum, dice lo siguiente en relación a ese estudio: “simplemente no se pueden ni se deben ignorar los datos de esta encuesta. La encuesta de la FRA pone de manifiesto que la violencia física, sexual y psicológica contra las mujeres supone una gran violación de los derechos humanos en todos los Estados miembros de la UE”.

Las españolas, por debajo de las europeas

Ahora bien, en relación a España, lo que dice esa macroencuesta es que el 22% de las mujeres españolas confiesa haber sufrido alguna vez en su vida un episodio de violencia física o sexual, mientras que en el caso de las europeas ese porcentaje es del 33%, es decir 62 millones de mujeres.

Los autores del estudio explican que los resultados apuntan a una menor incidencia en los países mediterráneos que en los del norte, aunque advierten de que las razones pueden ser diversas, desde una mayor apertura a abordar estos casos en las “sociedades más igualitarias” hasta un factor cultural, que hace más difícil que las mujeres confiesen en su entorno lo vivido por considerar que se trata de algo “privado”.

En cualquier caso, la portavoz de la agencia europea, Blanca Tapia, recuerda que en los países del norte de Europa las mujeres han estado “expuestas a mayor riesgo” de violencia en el trabajo y en su día a día porque llevan más tiempo incorporadas al mercado laboral.

Además, a la vista de los datos del estudio, se constata que un 4% de las españolas dice haber sufrido algún ataque de este tipo en el último año, frente al 8% del resto de las europeas. Se presenta así como uno de los países con menor incidencia de este tipo de violencia que, no obstante, afecta a una de cada cinco ciudadanas.

En el 13% de los casos de violencia física o sexual vivido por las españolas, el autor de la agresión fue su propia pareja, frente al 22% de la media de la Unión Europea. Y si hablamos de ataques psicológicos, España también se coloca por debajo de la media comunitaria con un 33% de mujeres que afirman haber sido víctimas de este tipo de violencia por parte de sus parejas alguna vez en su vida, frente al 43% de europeas que responden lo mismo.

Las niñas, las jóvenes y el ‘ciberacoso’

Al mismo tiempo, la encuesta también señala que el 11% de las niñas españolas y el 12% de las europeas han sido víctimas de violencia sexual antes de cumplir los 15 años; mientras que un 30% de españolas y un 35% de europeas indican que sufrieron este tipo de abusos o violencia física o psicológica siendo niñas.

Otro factor a tener en cuenta en el estudio es la llegada de las nuevas tecnologías y el avance en las comunicaciones, que también han influido en la fotografía de la violencia que realiza este estudio.

Por primera vez se observa que son “las chicas más jóvenes de entre 18 y 29 años” las más “expuestas”, debido a una mayor presencia en las redes sociales, medios de comunicación y el uso de mensajes instantáneos. “Los acosadores tienen más medios”, advierte Tapia.

Según la encuesta, el 2% de las españolas y el 5% de las europeas ha sufrido algún tipo de ‘ciberacoso’ en su vida; un porcentaje que se reduce al 1% de españolas y 2% de europeas si se les pregunta por un episodio de este tipo vivido en el último año.

En el siguiente gráfico, extraído del estudio de la FRA, se pueden observar las diferentes formas de ‘ciberacoso’ sexual por edadesen mujeres a partir de los 15 años.

En cualquier caso, los porcentajes de las españolas están siempre por debajo del de la gran mayoría de países europeos, como se puede observar a continuación en el mapa de la violencia física en Europa, reproducido a partir de una información de El Periódico de Cataluña y basado en los datos de la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

En el mismo, se puede apreciar el contraste entre los porcentajes de violencia física o sexual que sufren las mujeres españolas y el de países como Dinamarca (52%), Finlandia (47%), Suecia (46%), Holanda (45%), Francia y Reino Unido (44%), Bélgica (36%), Alemania (35%) o Italia (27%), entre otros países que superan a España.

Fuente: http://www.forumlibertas.com/las-europeas-que-menos-agresiones-sufren-las-espanolas-era-necesaria-la-ley-de-violencia-de-genero-de-zapatero/

 

Una jueza denuncia que ya hay españoles en la cárcel sólo por decir a sus mujeres: “Vete a la mierda”

Ya existen españoles con penas de seis meses de cárcel sólo por decir a sus mujeres “vete a la mierda”. Así lo revela la  magistrada María Sanahuja, ex decana de los jueces de Barcelona. Sanahuja emplaza a los escépticos a que acudan a los juzgados de lo penal a comprobar ese dato y denuncia que en España se vulnera la presunción de inocencia de los varones.

Como viene siendo habitual cada vez que Sanahuja ofrece datos demoledores que ponen en entredicho las bondades de la ideología de género, las feministas han vuelto a arremeter contra ella y contrala generalidad de jueces que han recurrido algunos de los artículos de la polémica Ley de Igualdad y de Violencia de Género, impulsada por una ministra, Leire Pajín, con el mismo curriculum académico que Paquirrín. Es decir, ninguno.

Pajín ha respondido a la ex decana de los jueces barceloneses afirmando que las mujeres parten de una situación de desigualdad y que, por ese motivo, “no es igual el maltrato a un hombre que a una mujer”. Debe ser que la ministra encuadra a los varones españoles en una especie aún sin catalogar o simplemente que no se haya leido el artículo 14 de la Constitución Española, capítulo segundo – derechos y libertades, que señala: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra concidición o circustancia personal o social”.

Este principio constitucional colisiona sin embargo con los articulados de la Ley de Violencia de Género. Estos son algunos de los casos:

Art: 153.1:”El que por cualquier medio o procedimiento causare a otro menoscabo psíquico o una lesión no definidos como delito en este Código, o golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión cuando la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o persona especialmente vulnerable que conviva con el autor, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficios de la comunidad de treinta y uno a ocheta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación para el ejercicio de patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.

Art: 57.2: “Cuando un Juez que esté conociendo de un procedimiento civil tuviese la noticia de la posible comisión de un acto de volencia de género, que no haya dado lugar a la iniciación de un proceso penal, ni a dictar una orden de protección, tras verificar que concurren los requisitos del párrafo tercero del artículo 87 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, deberá inmediatamente citar a las partes a una comparecencia con el Ministerio Fiscal que se celebrará en las siguientes 24 horas a fin de que éste tome conocimiento de cuantos datos sean relevantes sobre los hechos acaecidos. Tras ella, el Fiscal, de manera inmediata, habrá de decidir si procede, en las 24 horas siguientes, a denunciar los actos de violencia de género o a solicitar orden de protección ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer que resulte competente”.

Art: 171.4: “El que DE MODO LEVE amenace a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajo en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curantela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.

Art: 172.2: “El que DE MODO LEVE coaccione a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres año, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.

Por consiguiente, se deduce que tanto el Gobierno socialista como las feministas creen que la violencia doméstica sólo existe si es el hombre quien presuntamente agrede a su pareja, nunca al revés. En su forma de ver las cosas, los hombres nunca son los maltratados, aunque las estadísticas sostengan lo contrario.

Algunos jueces sensatos ya han advertido de que, con la citada ley, cualquier hombre podría ser condenado si al calor de una discusión se le escapa alguna expresión no apta para oidos tan castos como el de la ministra Pajín. Ellas en cambio sí tienen ‘barra libre’ para verter los insultos que quieran. En este sistema tan democrático, unas son más iguales que otros.

Envalentonadas por esta clara arbitrariedad legal, algunas feministas ya han declarado en medios como la cadena Ser que “habría que empezar a hablar de violencia psicológica a las claras e imponer penas”. Claro que matizando a continuación que “sólo cuando  la sufran las mujeres”. Recuerde, lector, aquello de: “Vinieron por mi vecino y no me preocupé…. Hoy, sin embargo, vienen por mi”.

Fuente: http://www.alertadigital.com/2011/10/18/una-jueza-denuncia-que-ya-hay-espanoles-en-la-carcel-solo-por-decir-a-sus-parejas-vete-a-la-mierda/

Y mucho más…

Falsa violencia de genero

Falsa violencia de genero3

Falsa violencia de genero15

Falsa violencia de genero20

Falsa violencia de genero16Falsa violencia de genero10

Falsa violencia de genero5

Falsa violencia de genero9

 

5 comentarios

  1. Buf!! el tema de la violencia de genero un tema realmente poco equilibrado y dificil muchas veces de ser justos. Las mujeres con esta ley de algun modo siguen diciendonos que somos el sexo debil. Por otro lado las “listas” ya sean las mujeres o los abogados que utilizan esta ley para conseguir lo que quieren haciendo falsas denuncias…¡para echarles de comer aparte!…Y estoy deacuerdo que esta ley debe de ser igual…ya que hay muchos hombres que reciben violencia de genero ya sea fisica como psicologica. Hummm luego esta el tema de quien realmente recibe esa violencia ya sea hombre o mujer en el fondo sufren de tanta verguenza que les cuesta decirlo y mucho más denunciarlo.

    Para mi esta ley todo lo que le acompaña no le hace bien a la sociedad, ni a las parejas, ni a nadie. Ni los hombres son tan bestias ni las mujeres son tan debiles, ni los hombres son tan peligrosos ni las mujeres son tan santas, ni los hombres son los unicos culpables ni las mujeres son las unicas victimas e igualmente con esta ley no son los hombres todos victimas y las mujeres unas denunciadoras falsas…..¡¡un poco de psicologia por favor!!

    Cada caso es diferente y esta ley esta fomentando una guerra de sexos que en general es de interés, quizá conspiranoico, para que estemos a la gresca constantemente….fomentando el negocio de los matrimonios, divorcios, separaciones….etc.

    Señores y señoras si nos une el AMOR que no lo separen los hombres, y que cuando el AMOR se termine que se acepte sin necesidad de abogados que lo lian más todavia. Y si hay hijos por medio que se busque la mejor solución para todos y que cada caso es diferente y cada caso ha de tener una solución diferente…..¡que mania con poner a todo el mundo en el mismo saco! ¡que no somos todos iguales, ni tenemos las mismas circunstancias y que no somos robots!

    Las leyes parece que se han creado para robots y no lo somos.

    Seamos responsables de nuestras vidas y de nuestras acciones, esta ley fomenta la violencia de genero más que otra cosa. Muchos hombres están cabreados con ella y muchas mujeres también…..la guerra de los sexos ¿para que sirve? y ¿a quien le sirve?

    Me gusta

    abril 7, 2016 en 11:09 am

  2. Pingback: Iguales derechos | igualesderechos

  3. Pingback: Violencia contra los hombres – Título del sitio

  4. Pingback: ir a igualesderechos.wordpress.com – derechosiguales

  5. Pingback: Violencia contra hombres | Título del sitio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s