Rex llamando a Rix, poniéndonos al día sin pelos en la lengua

Rex llamando a Rix, poniéndonos al día sin pelos en la lengua

Hablamos abiertamente de:
– Chavismo y Madurismo en Venezuela,
– Mentiras en las elecciones,
– Asunto Extraterrestre,
– Chemtrails,
– Expediente Royuela,
– Tierra Plana.
La entrevista entera, hablando también de la BAK-UNA, la colgaremos en otro canal sin censura.
El canal de Miguel Rix: http://www.miguelrix.com
Siéntete en la libertad de copiar y publicar este contenido en cualquier canal o soporte, consideramos que es patrimonio de todos para su uso y difusión, en búsqueda de la verdad y la libertad como seres humanos.

Actualidad mensual del CORONACUENTO en Memes – Enero 2022 –

Actualidad mensual del CORONACUENTO en Memes – Enero 2022 –

Continuación con más memes en:
https://falsasbanderas.wordpress.com/2021/12/18/la-gran-mentira-de-la-pandemia-en-memes/

¡REVISA TU SEGURO DE VIDA! Si te mueres por la VACUNA las compañías aseguradoras no pagan porque dicen que nadie te ha obligado y has muerto por ¡SUICIDIO!

¡REVISA TU SEGURO DE VIDA! Si te mueres por la VACUNA las compañías aseguradoras no pagan porque dicen que nadie te ha obligado y has muerto por ¡SUICIDIO!

VER VIDEO AQUI, SON 3 MINUTOS:
https://ugetube.com/watch/si-te-mueres-con-la-vacuna-las-compañias-aseguradoras-no-te-pagan-porque-dicen-que-te-has-suicidado_uyT8wGZWCibrqWM.html

Cómo la gripe se convirtió en COVID

Cómo la gripe se convirtió en COVID

Por María José Martínez Albarracín

Cuando empezamos a saber de la “nueva enfermedad” supuestamente producida por el nuevo virus chino Sars-CoV-2, en el invierno 2019-20, apenas sabíamos que era una neumonía intersticial bilateral. Luego supimos que había enfermos que fallecían por un síndrome inflamatorio hiperagudo o “Tormenta de Citoquinas” y finalmente, cuando desoyendo las recomendaciones de la OMS un grupo de patólogos italianos empezó a hacer autopsias supimos que los endotelios de diversos vasos sanguíneos, incluidas arterias, estaban dañados, con microtrombos y en ellos se producía acúmulo de NETs (trampas o redes de cromatina de neutrófilos apoptóticos).

A partir de entonces y aunque se ha estado repitiendo reiterativamente por el oficialismo y los mass media que estábamos inmersos en supuestos rebrotes y “sucesivas olas” de covid-19, la clínica y fisiopatología de la citada covid no tenía nada que ver con la epidemia primaveral de 2020, que se produjo de forma cuasi sincrónica, en muchos países del viejo mundo. Durante el verano de 2020 apenas catarros y asintomáticos: casos PCR positivo y en el otoño-invierno, además, alguna neumonía…hasta que llegaron las vacunas covid y entonces “surgieron las variantes” del virus: la británica y sudafricana apenas empezaron las inoculaciones. La delta  (que ya no convenía llamarla con nombre de un país) con las segundas dosis y ahora la omicron coincidiendo con la tercera. Y esto no es pura coincidencia puesto que según el estudio titulado “Mecanismos de la evolución del SARS-CoV-2 que revelan mutaciones resistentes a las vacunas en Europa y América” (1) las variantes se dan justamente en los países con una mayor tasa de vacunación covid.

En el otoño-invierno de 2020: año en que desapareció la gripe en toda Europa, la patóloga de la Universidad de Ulm, Dra. Schmied, utilizando fotos hechas con microscopio electrónico del lavado bronquial de pacientes con Covid y haciendo posteriormente un cultivo celular, encuentra sólo en pacientes inmunodeprimidos con sintomatologia pulmonar, algunas particulas virales, de las cuales las menos son coronavirus. Sobre todo encuentra estafilococos, estreptococos, adenovirus  y muy frecuentemente, Borrelia, y las Borrelias sabemos que aparecen en inmunosupresión.

Si la covid-19 fuera una enfermedad, tal y como se describe en nosología médica, todos los enfermos y en todas las estaciones, presentarían el mismo cuadro clínico con muy poca variación pero puesto que, como sabemos, se da tanta variabilidad de síntomas, covid-19 no es una nueva enfermedad sino un síndrome que cursa como una complicación de la gripe ( o de las vacunas covid) y que se caracteriza por una alteración o desregulación de la inmunidad innata.

¿En qué consiste esta desregulación?

Hasta el presente no se ha demostrado científicamente que el síndrome covid esté producido inequívocamente o exclusivamente por el virus SARS-CoV-2, ya que la manera de diagnosticarlo es mediante test PCR autorizados por la vía de emergencia, en cuyo prospecto pone claramente que no son adecuados para diagnóstico clínico y que, como sabemos, pueden dar falsos positivos a otros virus relacionados con síndromes gripales.

Es absurdo decir que un mismo virus puede producir cuadros clínicos tan diversos como la ausencia de síntomas, el resfriado leve, la neumonía intersticial bilateral y la vasculitis multiorgánica con tormenta de citoquinas aguda y mortal. Si se producen estas enormes diferencias clínicas es debido al paciente, a su estado inmunológico, no al virus. Por lo tanto urge estudiar qué determina dicho estado inmune. Además el cuadro clínico de covid grave, caracterizado principalmente por la neumonía inflamatoria aparece a partir de los siete u ocho días de evolución de un cuadro gripal, es decir, cuando ya no hay en el organismo virus activos, aunque el test PCR siga siendo positivo y esto ha sido demostrado inequívocamente mediante cultivo viral (2).

El estallido inflamatorio que se produjo en la primavera de 2020 se correlaciona inmunológicamente con un síndrome de ADE o enfermedad aumentada por vacuna y hay que destacar que ADE también puede ser producido o facilitado por el antígeno HA (hemaglutinina) de las vacunas antigripales, que se ha demostrado reacciona de forma cruzada con la proteína espiga de los coronavirus (3). Es muy significativo que en 2019 se introdujeron, tanto en China como en Europa, nuevas vacunas antigripales de cultivo celular que contenían cepas de coronavirus , teóricamente no replicantes, como ha sido reconocido por la OMS (4).

Por otra parte, en diversos estudios inmunológicos se han encontrado autoanticuerpos dirigidos contra diferentes proteínas inmunes, entre ellas el interferón (imprescindible para el control de la proliferación viral) y que son mucho más frecuentes en personas que desarrollan covid grave o lo que se ha venido a llamar “covid persistente”

Además, la producción mantenida de anticuerpos contra antígenos víricos que son compatibles con antígenos expresados por retrovirus endógenos, puede dar lugar a fenómenos autoinmunes o al mantenimiento de un perfil inflamatorio crónico de bajo grado que favorezca el ADE o síndromes similares como el Síndrome hemofagocítico, es decir cuadros clínicos de inmunodeficiencia  hiperinflamatoria.

En las autopsias de fallecidos por covid se ha visto que la patogenia afecta esencialmente a los vasos sanguíneos, pues la covid grave es básicamente una vasculitis autoinmune y esta vasculitis puede ser igualmente producida por la proteína espiga que las mal llamadas vacunas génicas covid obligarán a nuestras células a producir (5).

En conclusión, la supuesta epidemia de covid, en caso de haber sido desencadenada, (no causada: lo cual es muy relevante desde el punto de vista epidemiológico) por un hipotético virus SARS-CoV-2 del que ningún organismo oficial tiene cultivos ni referencia, podría haber terminado hace mucho tiempo  si se la hubiera dejado seguir su evolución natural pero, como demostraremos en otra ocasión, está siendo mantenida artificialmente por los fármacos génicos que se hacen llamar vacunas anticovid.

Referencias:

  1. Mechanisms of SARS-CoV-2 Evolution Revealing Vaccine-Resistant Mutations in Europe and America https://pubs.acs.org/doi/10.1021/acs.jpclett.1c03380
  2. CEBM Oxford, T. Jefferson et alt. ; doi:https://doi.org/10.1101/2020.08.04.20167932 https://www.cebm.net/evidence-synthesis/transmission-dynamics-of-covid-19
  3. Non-neutralizing SARS CoV-2 directed polyclonal antibodies demonstrate cross-reactivity with the HA glycans of influenza virus. https://doi.org/10.1016/j.intimp.2021.108020
  4. Lombardia, cosa ti hanno fatto? Ecco risolto il mistero della Lombardia! «By: Cristian Atzori Auret”.
  5. SARS-CoV-2 Spike Protein Impairs Endothelial Function via Downregulation of ACE 2 https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902
  6. Free SARS-CoV-2 Spike Protein S1 Particles May Play a Role in the Pathogenesis of COVID-19 Infection https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7772528/

Fuente: https://elcorreodeespana.com/salud/189016272/Como-la-gripe-se-convirtio-en-COVID-Por-Maria-Jose-Martinez-Albarracin.html

57 CIENTÍFICOS Y MÉDICOS DE ALTO NIVEL PUBLICAN UN IMPACTANTE ESTUDIO SOBRE LAS VACUNAS COVID Y EXIGEN EL CESE INMEDIATO DE TODAS LAS VACUNAS

57 CIENTÍFICOS Y MÉDICOS DE ALTO NIVEL PUBLICAN UN IMPACTANTE ESTUDIO SOBRE LAS VACUNAS COVID Y EXIGEN EL CESE INMEDIATO DE TODAS LAS VACUNAS

Un grupo de 57 científicos, médicos y expertos en política de primera línea ha publicado un informe en el que se cuestiona la seguridad y la eficacia de las actuales vacunas COVID-19 y se pide el fin inmediato de todos los programas de vacunación. Le instamos a que lea y comparta este informe condenatorio.

Hay dos certezas con respecto a la distribución mundial de las vacunas Covid-19. La primera es que los gobiernos y la gran mayoría de los medios de comunicación están presionando con todas sus fuerzas para que estos medicamentos experimentales se administren al mayor número de personas posible. La segunda es que aquellos que están dispuestos a enfrentarse al desprecio que supone hacer preguntas serias sobre las vacunas son actores fundamentales en nuestro esfuerzo continuo por difundir la verdad.

Puede leer una copia avanzada de este manuscrito en preimpresión a continuación. Ha sido preparado por casi cinco docenas de médicos, científicos y expertos en políticas públicas muy respetados de todo el mundo para ser enviado urgentemente a los líderes mundiales, así como a todos los que están asociados con la producción y distribución de las diversas vacunas Covid-19 en circulación hoy en día —enVolve, 8 de mayo de 2021.

‘Las personas con mayor nivel educativo son las más reticentes a las vacunas’, revela un estudio de la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Pittsburgh

Por la Dra. Roxana Bruno, Dr. Peter McCullough, Et al.

Vacunación masiva contra el SARS-CoV-2: Preguntas urgentes sobre la seguridad de las vacunas que exigen respuestas de los organismos sanitarios internacionales, las autoridades reguladoras, los gobiernos y los creadores de vacunas

Resumen

Desde el inicio del brote de COVID-19, la carrera por probar nuevas plataformas diseñadas para conferir inmunidad contra el SARS-CoV-2, ha sido desenfrenada y sin precedentes, lo que ha llevado a la autorización de emergencia de varias vacunas. A pesar de los avances en la terapia multimedicamentosa temprana para los pacientes de COVID-19, el mandato actual es inmunizar a la población mundial lo antes posible. La falta de pruebas exhaustivas en animales antes de los ensayos clínicos, y la autorización basada en datos de seguridad generados durante ensayos que duraron menos de 3,5 meses, plantean dudas sobre la seguridad de estas vacunas. El papel recientemente identificado de la glicoproteína Spike del SARS-CoV-2 para inducir el daño endotelial característico del COVID-19, incluso en ausencia de infección, es extremadamente relevante dado que la mayoría de las vacunas autorizadas inducen la producción de la glicoproteína Spike en los receptores. Dada la alta tasa de ocurrencia de efectos adversos, y la amplia gama de tipos de efectos adversos que se han reportado hasta la fecha, así como el potencial de potenciación de la enfermedad impulsada por la vacuna, la inmunopatología Th2, la autoinmunidad y la evasión inmunológica, hay una necesidad de una mejor comprensión de los beneficios y riesgos de la vacunación masiva, en particular en los grupos que fueron excluidos en los ensayos clínicos. A pesar de los llamamientos a la prudencia, las organizaciones sanitarias y las autoridades gubernamentales han minimizado o ignorado los riesgos de la vacunación contra el SRAS-CoV-2. Apelamos a la necesidad de un diálogo pluralista en el contexto de las políticas sanitarias, haciendo hincapié en cuestiones críticas que requieren respuestas urgentes si queremos evitar una erosión global de la confianza pública en la ciencia y la salud pública.

Introducción

Desde que la COVID-19 fue declarada pandemia en marzo de 2020, se han registrado más de 150 millones de casos y 3 millones de muertes en todo el mundo. A pesar de los avances en la terapia ambulatoria temprana de los pacientes de alto riesgo, que han permitido reducir en un 85% la hospitalización y la muerte por COVID-19 [1], el paradigma actual de control es la vacunación masiva. Aunque reconocemos el esfuerzo que supone el desarrollo, la producción y la autorización de emergencia de las vacunas contra el SARS-CoV-2, nos preocupa que las organizaciones sanitarias y las autoridades gubernamentales hayan minimizado o ignorado los riesgos, a pesar de los llamamientos a la precaución [2-8].

Las vacunas contra otros coronavirus nunca han sido aprobadas para los seres humanos, y los datos generados en el desarrollo de vacunas contra coronavirus diseñadas para provocar anticuerpos neutralizantes muestran que pueden empeorar la enfermedad por COVID-19 mediante la potenciación dependiente de anticuerpos (ADE) y la inmunopatología Th2, independientemente de la plataforma de la vacuna y el método de administración [9-11]. Se sabe que la potenciación de la enfermedad impulsada por la vacuna en animales vacunados contra el SARS-CoV y el MERS-CoV se produce tras la provocación vírica, y se ha atribuido a los inmunocomplejos y a la captura vírica mediada por Fc por parte de los macrófagos, que aumentan la activación de las células T y la inflamación [11-13].

En marzo de 2020, inmunólogos especializados en vacunas y expertos en coronavirus evaluaron los riesgos de la vacuna contra el SRAS-CoV-2 basándose en los ensayos de la vacuna contra el SRAS-CoV en modelos animales. El grupo de expertos llegó a la conclusión de que los ADE y la inmunopatología eran una preocupación real, pero declaró que su riesgo era insuficiente para retrasar los ensayos clínicos, aunque sería necesario un seguimiento continuo [14]. Aunque no hay pruebas claras de la aparición de ADE e inmunopatología relacionada con la vacuna en voluntarios inmunizados con vacunas contra el SARS-CoV-2 [15], los ensayos de seguridad realizados hasta la fecha no han abordado específicamente estos efectos adversos graves (SAE). Dado que el seguimiento de los voluntarios no superó los 2-3,5 meses después de la segunda dosis [16-19], es poco probable que se hayan observado dichos SAE. A pesar de los 92 errores en la notificación, no se puede ignorar que, incluso teniendo en cuenta el número de vacunas administradas, según el Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) de EE.UU., el número de muertes por millón de dosis de vacunas administradas se ha multiplicado por más de 10. Creemos que hay una necesidad urgente de un diálogo científico abierto sobre la seguridad de las vacunas en el contexto de la inmunización a gran escala. En este artículo, describimos algunos de los riesgos de la vacunación masiva en el contexto de los criterios de exclusión de los ensayos de fase 3 y analizamos los EAE notificados en los sistemas nacionales y regionales de registro de efectos adversos. Destacamos las preguntas sin respuesta y llamamos la atención sobre la necesidad de un enfoque más cauteloso de la vacunación masiva.

Criterios de exclusión del ensayo de fase 3 del SARS-CoV-2

Con pocas excepciones, los ensayos de la vacuna contra el SARS-CoV-2 excluyeron a los ancianos [16-19], lo que impide identificar la aparición de eosinofilia y aumento de la inflamación tras la vacunación en los ancianos. Los estudios de las vacunas contra el SRAS-CoV mostraron que los ratones ancianos inmunizados corrían un riesgo especialmente alto de sufrir una inmunopatología Th2 potencialmente mortal [9,20]. A pesar de estas pruebas y de los datos extremadamente limitados sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas contra el SRAS-CoV-2 en los ancianos, las campañas de vacunación masiva se han centrado desde el principio en este grupo de edad. La mayoría de los ensayos también excluyeron a las voluntarias embarazadas y lactantes, así como a las personas con enfermedades crónicas y graves como tuberculosis, hepatitis C, autoinmunidad, coagulopatías, cáncer e inmunodepresión [16-29], aunque a estos receptores se les está ofreciendo la vacuna bajo la premisa de la seguridad.

Otro criterio de exclusión de casi todos los ensayos fue la exposición previa al SARS-CoV-2. Esto es desafortunado, ya que negó la oportunidad de obtener información extremadamente relevante en relación con el ADE post-vacunación en personas que ya tienen anticuerpos anti-SARS-Cov-2. Por lo que sabemos, no se está haciendo un seguimiento sistemático de la EDA en ningún grupo de edad o condición médica al que se le esté administrando la vacuna. Además, a pesar de que una proporción considerable de la población ya tiene anticuerpos [21], no se realizan de forma rutinaria pruebas para determinar el estado de los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 antes de la administración de la vacuna.

¿Pasarán desapercibidos los graves efectos adversos de las vacunas contra el SARS-CoV-2?


La COVID-19 abarca un amplio espectro clínico, que va desde una patología pulmonar muy leve hasta una enfermedad multiorgánica mortal con desregulación inflamatoria, cardiovascular y de la coagulación sanguínea [22-24]. En este sentido, los casos de EDA o inmunopatología relacionados con la vacuna serían clínicamente indistinguibles de la COVID-19 grave [25]. Además, incluso en ausencia del virus del SARS-CoV-2, la glicoproteína Spike por sí sola causa daño endotelial e hipertensión in vitro e in vivo en hámsters sirios al regular a la baja la enzima convertidora de angiotensina 2 (ECA2) y perjudicar la función mitocondrial [26]. Aunque estos resultados deben confirmarse en humanos, las implicaciones de este hallazgo son asombrosas, ya que todas las vacunas autorizadas para uso de emergencia se basan en la entrega o la inducción de la síntesis de la glicoproteína Spike [espiga]. En el caso de las vacunas de ARNm y de las vacunas vectorizadas por adenovirus, ni un solo estudio ha examinado la duración de la producción de Spike en el ser humano tras la vacunación. En virtud del principio de precaución, es parsimonioso considerar que la síntesis de Spike inducida por la vacuna podría causar signos clínicos de COVID-19 graves, y contabilizarse erróneamente como nuevos casos de infecciones por SARS-CoV-2. De ser así, es posible que nunca se reconozcan los verdaderos efectos adversos de la actual estrategia global de vacunación, a menos que los estudios examinen específicamente esta cuestión. Ya existen pruebas no causales de aumentos temporales o sostenidos138 de las muertes por COVID-19 tras la vacunación en algunos países (Fig. 1) y, a la luz de la patogenicidad de Spike, estas muertes deben estudiarse en profundidad para determinar si están relacionadas con la vacunación.

Fuente: https://canal7salta.com/2021/08/22/57-cientificos-y-medicos-de-alto-nivel-publican-un-impactante-estudio-sobre-las-vacunas-covid-y-exigen-el-cese-inmediato-de-todas-las-vacunas/

Serie: «Ni te cases ni te embargues», una producción de Miguel Rix

Serie: «Ni te cases ni te embargues», una producción de Miguel Rix

¿Aún no visteis la serie de ficción «ni te cases ni te embarques»?… Pues habla de kacunas, de comunismo, de radiaciones 5G, de médicos perseguidos por el estado «socialista» español, del aborto, del genocidio de ancianos, de la China comunista, de la ruina de España en 2022, de fantasmas, de las checas… Y está rodada en 2021, y salen (entre otros): Julio García, Cristina Martín Jiménez, Rafa cop, David Sempei, Ricardo Delgado, Dr. Ángel Ruiz Valdepeñas, Karin Becker, Jaigar… Aquí la tienes completa:

https://www.dailymotion.com/playlist/x79wmp

¿Cuál crees que es la mayor causa de muerte en en el mundo en 2021?

La mayor causa de muerte en 2021 mató a 42 millones de seres humanos en todo el mundo

En comparación, la pandemia mató a 3,55 millones de personas el año pasado

La mayor causa de muerte en 2021 mató a 42 millones de seres humanos en todo el mundo

@ElentirVigoENdom 2·1·2022 · 7:02 4

Desde el inicio de la pandemia se está hablando mucho sobre cuestiones de salud, al ser una enfermedad que ha provocado una gran pérdida de vidas humanas.

Argumentos científicos en contra del aborto
2,5 millones de hijos abortados en España: el papel de PSOE y del PP en esa monstruosidad

Los datos globales sobre muertes que publica Worldometer

Ciertamente, la pandemia de Covid es un motivo de preocupación muy real para todo el mundo, pero no debe hacernos olvidar que también existen otras causas de muerte que deberían llamar nuestra atención. Sobre esta cuestión pueden servirnos de referencias los datos publicados por la web Worldometer, un sitio cuyos datos son utilizados habitualmente por el gobierno británico y por destacados medios como el Financial Times, The New York Times, Business Insider y la BBC. Esa web incluye datos estadísticos sobre muertes en tiempo real, tanto en el día como en el año en curso.

Archive.ph ha almacenado los datos ofrecidos por Worldometer el 29 de diciembre, y Breitbart ha publicado los datos del día 31. En el capítulo de salud se incluyen algunos datos llamativos sobre 2021 (aunque la web los ordena de otra forma, podéis verlos a continuación ordenados por número de casos):

  • 42.640.209 muertes por aborto.
  • 12.969.028 muertes por enfermedades contagiosas.
  • 8.204.895 muertes por cáncer.
  • 4.994.147 muertes por consumo de tabaco.
  • 2.498.649 muertes por consumo de alcohol.
  • 1.679.420 muertes por VIH/SIDA.
  • 1.348.577 muertes por accidentes de tráfico.
  • 1.071.300 muertes por suicidio.
  • 494.789 muertes por gripe estacional.
  • 393.955 muertes por malaria.
  • 308.786 muertes de madres durante el parto.

‘Our World In Data’ estima en 3,55 millones los muertos por Covid en 2021

En las muertes por enfermedades contagiosas Worldometer no indica los datos relativos al Covid. Otra web que sirve de referencia a muchos medios, Our World In Data, tiene una página dedicada a esta pandemia en la que se indica que el 31 de diciembre de 2020 habían fallecido 1,88 millones de personas por esta causa. A 30 de diciembre de 2021, las muertes se elevaban a 5,43 millones. Restando ambas cifras tendríamos 3,55 millones de muertos por Covid en 2021.

El aborto es, con mucha diferencia, la mayor causa de muerte entre seres humanos

Obsérvese que, con los datos expuestos, obtenemos que el aborto fue la mayor causa de muerte de seres humanos en 2021 con mucha diferencia. Es bien sabido que hay personas, partidos políticos e incluso importantes grupos de presión que niegan la condición humana a los seres humanos en su etapa prenatal, pero la evidencia científica sitúa el inicio de la vida humana en el momento de la concepción, que es cuando la persona adquiere la identidad genética que le acompañará en el resto de su vida. Que determinadas leyes permitan matar a estos seres humanos no resta ni un ápice de humanidad a las víctimas desde un punto de vista médico. Lo único que demuestra es la inhumanidad de esas leyes.

Se mató a casi la quinta parte de los hijos por nacer concebidos en 2021

Según las estadísticas publicadas por Worldometer el 29 de diciembre, en 2021 hubo 139 millones de nacimientos en todo el mundo. Eso indica una realidad alarmante y que debería ser un motivo de seria reflexión para toda la humanidad: los hijos por nacer abortados fueron el 23% de los concebidos, casi la quinta parte. Esta escalofriante cifra deja entrever algo muy preocupante en relación a las políticas de muchos gobiernos para fomentar el aborto, financiándolo con fondos públicos mientras se niegan ayudas públicas a las madres embarazadas que desean tener a sus hijos (es lo que ocurre en España): se está utilizando el aborto como una forma de limitar la natalidad a nivel global. Pero ¿por qué?

Las causas ideológicas de esta ‘pandemia’ de abortos

Además de que muchos gobiernos han cedido a las tesis del liberacionismo sexual (que pretende desligar a las personas de los efectos de sus decisiones a la hora de mantener relaciones sexuales) e incluso a las tesis antifamilia de la ultraizquierda (una de las teóricas de la ideología de género, Shulamith Firestone, propuso utilizar el aborto para acabar con la maternidad, que ella consideraba una forma de opresión de la mujer), hay también otras dos tendencias ideológicas que han influido en esa deriva: el neomalthusianismo, que sostiene un discurso alarmista sobre la superpoblación que viene haciendo desde hace años profecías catastróficas, y el ecologismo radical, que considera al ser humano como una amenaza para el medio ambiente, amenaza que propone resolver reduciendo el número de seres humanos por cualquier medio, incluido el aborto.

Unas tesis que chocan con la realidad pero que tienen una gran influencia en la ONU y la UE

El neomalthusianismo y el ecologismo radical suelen solaparse a menudo. Sus profecías catastróficas han chocado con la realidad una y otra vez, pero a pesar de ello siguen siendo muy influyentes en organismos internacionales como la ONU o la Unión Europea, en los que la izquierda política -que simpatiza con esas tesis ideológicas- ha ido sumando a esa causa a buena parte de la derecha. Cabe preguntarse qué clase de mundo estamos dejando cuando la muerte de 42 millones de seres humanos en un solo año ni siquiera es noticia, salvo en determinadas webs que son señaladas como “extrema derecha” por los partidarios del aborto, simplemente por atreverse a señalar lo aberrante que es legalizar y promover un acto tan perverso como es matar a los miembros más débiles e indefensos de nuestra propia especie, mientras quienes promueven eso nos piden, al mismo tiempo, salvar a focas, a pulpos y otras especies animales.

Foto original: LifeNews.com.

Fuente: https://www.outono.net/elentir/2022/01/02/la-mayor-causa-de-muerte-en-2021-mato-a-42-millones-de-seres-humanos-en-todo-el-mundo/