¿TE HAS PLANTEADO QUE LAS MAMOGRAFÍAS ANUALES NO SON NECESARIAS REALMENTE?

¿TE HAS PLANTEADO QUE LAS MAMOGRAFÍAS ANUALES NO SON NECESARIAS REALMENTE?

¿TE HAS PLANTEADO QUE LAS MAMOGRAFÍAS ANUALES NO SON NECESARIAS REALMENTE?

Un nuevo trabajo pone en tela de juicio la verdadera utilidad de la mamografía anual en las mujeres a partir de los 40 años.

La semana pasada un estudio que se acababa de publicar en el British Medical Journal llamó mucho la atención a casi todos los medios de comunicación. En EEUU hubo telediarios que abrieron con la noticia y se dedicaron espacios importantes en la mayoría de los grandes rotativos del país. En España también tuvo repercusión mediática. El trabajo canadiense que tanto atrajo a la prensa ponía en tela de juicio la verdadera utilidad de la mamografía anual en las mujeres a partir de los 40 años y fomentaba la reflexión sobre una prueba que ha sido durante décadas el paradigma máximo de la utilidad del diagnóstico precoz del cáncer.

La investigación, de acuerdo a todos los comentarios de la mayoría de los expertos consultados por los medios -y que no tenían conflictos de interés con todo el entramado que se mueve alrededor de la prueba-, hay que tenerla en cuenta porque estuvo bien diseñada, bien seguida, y contó con un número muy elevado de participantes. Con casi 90.000 mujeres estudiadas por científicos de la universidad de Toronto, los resultados que difieren del dogma establecido durante décadas de que que la mamografía salva vidas no pueden pasar desapercibidos.

Por favor, si te ha gustado, haz click en “Me gusta”
 Gracias

Los hechos son relevantes. El estudio empezó en los años 80 con la pretensión de evaluar de una forma aleatoria dos planteamientos diferentes. En uno se estudiaría a 45.000 mujeres en edades comprendidas entre los 45 y 59 años y se les realizaría una malograría anual, además de un examen clínico de las mamas como está preconizado desde hace muchos años. La otra rama de la investigación estaría formada también por 45.000 féminas a las que sólo se les haría cada año una revisión clínica de sus mamas. Y se planteó seguir a las 90.000 durante 25 años para conocer la incidencia de la mortalidad por cáncer de mama en los dos grupos. Los resultados fueron contundentes: 3.200 diagnósticos de tumor mamario maligno con la mamografía más la exploración física frente a 3.133 casos con ese mismo diagnóstico en el grupo de mujeres que sólo se realizaron un reconocimiento clínico. Similares. Sin embargo, el dato más polémico fue el de la mortalidad por cáncer de mama que fue exactamente igual en cada grupo.
Un debate inteso

Con estos resultados, y con el añadido de que la controversia sobre la utilidad real de la mamografía lleva ya años enraizada en el mundo científico, no hay forma de evitar que renazca el debate con mucha intensidad.

¿Se acerca a su ocaso una prueba que ha calado tanto? ¿Pasará con la mamografía lo mismo que ha pasado con el análisis del PSA, que ya no parece que sea la mejor forma de hacer diagnóstico precoz del cáncer de la próstata? ¿Hay que volver a preconizar el autoxamen de mama mientras se consigue algo mejor para la prevención primaria y/o secundaria de un tumor tan frecuente?

Los científicos puntualizan, refiriéndose a las mamografías, que hay tres tipos de cáncer de mama que hay que tener en cuenta. El primero, el cáncer de crecimiento lento que suele ir bien con tratamiento independientemente de cómo se haya diagnosticado. El segundo, el cáncer agresivo que, desafortunadamente, suele ir mal más allá de si se ha diagnosticado de una u otra forma. Estos dos cánceres apenas consiguen beneficio de los rayos X.

El tercer cáncer es el llamado inocuo. Ese que no progresa y que forma parte del llamado del sobrediagnostico, que, al parecer, es uno de los peores pecados de la mamografía.

También hay que contar con un cuarto grupo. Los cánceres feos pero que localizados a tiempo pueden tratarse bien. Esos son los cánceres que obtienen un claro beneficio de la radiología de las mamas. No obstante, los expertos puntualizan que 1.000 mujeres deben someterse a una mamografía durante 10 años para localizar un caso de ese tipo de cáncer.

Cientos de millones de mujeres se hacen una mamografía cada año. Miles de ellas, quizás menos de las que se presuponía, salvan la vida con la prueba. Sin embargo, en centenares de miles de mujeres se sobre actúa de una manera muy significativa. La ciencia evoluciona y no sería extraño que la mamografía no fuera la prueba reina en el diagnóstico precoz del cáncer de mama en el futuro. Parece muy sensato, y de momento, seguir utilizando este test en féminas a partir de los 50 años y hacerlo bianualmente.

Serían únicamente 13 mamografías en la vida en lugar de 35.

Y mientras tanto, la American Cancer Society se ha comprometido a estudiar en profundidad todo lo publicado sobre una prueba ahora en entredicho y tener a finales de este 2014 una conclusión sobre la misma con un consenso máximo.

Fuente: http://www.elmundo.es/salud/2014/02/18/530375ee22601d00258b4586.html

127 Razones para no consumir Azúcar

127 Razones para no consumir Azúcar

azucar

Además de alterar la homeostasis del cuerpo, el exceso de azúcar puede tener muchas otras consecuencias importantes. Lo que sigue es una lista de algunas de las consecuencias metabólicas de consumir azúcar, tomadas de distintas publicaciones médicas y científicas.

1. Puede suprimir el sistema inmunitario.

2. Puede alterar el balance de minerales del cuerpo.

3. En los niños, puede causar hiperactividad, ansiedad, problemas de concentración, y mal humor.

4. Puede causar un aumento significativo de los triglicéridos.

5. Contribuye a la disminución de las defensas contra las infecciones bacterianas.

6. Causa pérdida de la elasticidad y función de los tejidos. Cuanta más azúcar coma, más elasticidad y función de los tejidos pierde.

7. Reduce las liproproteínas de alta densidad.

8. Contribuye a la deficiencia de cromo.

9. Contribuye al cáncer de mama, de ovario, de próstata y de recto.

10. Puede aumentar los niveles de azúcar en ayuno.

11. Causa deficiencia de cobre.

12. Interfiere con la absorción de calcio y magnesio.

13. Puede debilitar la vista.

14. Eleva los niveles de los neutrotransmisores dopamina, serotonina y norepinefrina.

15. Puede causar hipoglucemia.

16. Puede hacer que el tracto digestivo se vuelva ácido.

17. En los niños, puede causar una rápida elevación del nivel de adrenalina.

18. En pacientes con enfermedad digestiva funcional, es frecuente la mala absorción del azúcar.

19. Puede causar envejecimiento.

20. Puede llevar al alcoholismo.

21. Puede causar caries.

22. Contribuye a la obesidad.

23. El consumo elevado de azúcar aumenta el riesgo de padecer la enfermedad de Crohn y colitis ulcerativa.

24. Puede causar cambios presentes con frecuencia en personas con úlceras gástricas o duodenales.

25. Puede causar artritis.

26. Puede causar asma.

27. Puede causar candidiasis (candida albicans, infección fúnguica).

28. Puede causar cálculos biliares.

29. Puede causar enfermedad cardíaca isquémica.

30. Puede causar apendicitis.

31. Puede causar esclerosis múltiple.

32. Puede causar hemorroides.

33. Puede causar várices.

34. Puede elevar la respuesta de insulina y glucosa en quienes utilizan anticonceptivos orales.

35. Puede causar enfermedad periodental.

36. Puede contribuir a la osteoporosis.

37. Contribuye a la acidez de la saliva.

38. Puede causar una disminución de la sensibilidad a la insulina.

39. Lleva a una menor tolerancia a la glucosa.

40. Puede disminuir la hormona de crecimiento.

41. Puede aumentar el nivel de colesterol.

42. Puede aumentar la presión sistólica.

43. En los niños, el azúcar puede causar somnolencia y una disminución de la actividad.

44. Puede causar migrañas.

45. Puede interferir con la absorción de las proteínas.

46. Puede causar alergias a ciertos alimentos.

47. Puede contribuir a la diabetes.

48. Puede causar toxemia durante el embarazo.

49. Puede causar eczema en los niños.

50. Puede causar enfermedad cardiovascular.

51. Puede dañar la estructura del ADN.

52. Puede modificar la estructura de las proteínas.

53. Puede hacer que nuestra piel envejezca, al cambiar la estructura del colágeno.

54. Puede causar cataratas.

55. Puede causar enfisema.

56. Puede causar ateroesclerosis.

57. Puede promover la elevación de las proteínas de baja densidad.

58. Puede formar radicales libres en la sangre.

59. Disminuye la capacidad de funcionamiento de las enzimas.

60. En los tejidos, el azúcar puede causar pérdida de elasticidad y función.

61. Puede causar una alteración permanente en la manera en que las proteínas actúan en el cuerpo.

62. Puede aumentar el tamaño del hígado, al hacer que las células hepáticas se dividan.

63. Puede aumentar la cantidad de grasa en el hígado.

64. Puede aumentar el tamaño de los riñones y producirles cambios patológicos.

65. Puede dañar el páncreas.

66. Puede aumentar la retención de líquidos del cuerpo.

67. Es el principal causante de constipación.

68. Puede causar miopía.

69. Puede comprometer el recubrimiento de los capilares.

70. Puede hacer que los tendones se vuelvan más quebradizos.

71. Puede causar dolor de cabeza.

72. Puede causar un estrés excesivo al páncreas.

73. Puede tener un efecto negativo en las notas de los chicos en el colegio.

74. Puede causar un aumento de las ondas delta, alfa y theta en el cerebro.

75. Puede causar depresión.

76. Aumenta el riesgo de cáncer de estómago.

77. Puede causar dispepsia.

78. Aumenta el riesgo de padecer gota.

79. En un test de tolerancia oral a la glucosa, el azúcar aumenta los niveles de azúcar, en comparación a la ingestión de carbohidratos complejos.

80. Puede aumentar las respuestas insulínicas en aquellos que consumen dietas altas en azúcar, comparados con quienes tienen dietas bajas en azúcar.

81. Aumenta la fermentación bacteriana en el colon.

82. Puede hacer que sea menos efectivo el funcionamiento de dos proteínas de la sangre, la albúmina y las lipoproteínas, lo que puede reducir la capacidad del cuerpo de procesar la grasa y el colesterol.

83. Las personas con un alto consumo de azúcar tienen un mayor riesgo de sufrir la enfermedad de Crohn.

84. Puede causar adhesividad en las plaquetas.

85. Puede causar desequilibrios hormonales.

86. Puede llevar a la formación de cálculos renales.

87. Puede hacer que el hipotálamo se vuelva altamente sensible a una gran variedad de estímulos.

88. Puede causar mareos.

89. Las dietas altas en azúcar aumentan considerablemente los niveles de insulina sérica.

90. Las dietas altas en sucrosa aumentan considerablemente la adhesividad de las plaquetas en personas con enfermedad vascular periférica.

91. Las dietas altas en azúcar pueden contribuir al cáncer de los pasajes biliares.

92. Las dietas altas en azúcar tienden a disminuir los micronutrientes antioxidantes.

93. En adolescentes embarazadas, un consumo alto de azúcar está asociado con el doble de riesgo de dar a luz a un niño por debajo del peso normal.

94. El consumo elevado de azúcar puede llevar a una significativa disminución del tiempo de gestación en adolescentes embarazadas.

95. Retarda el paso de los alimentos por el tracto gastrointestinal.

96. Aumenta la concentración de bilis en la materia fecal y de bacterias enzimáticas en el colon. Esto puede modificar la bilis de tal forma que produzca componentes cancerígenos y cáncer de colon.

97. Las dietas altas en azúcar pueden aumentar el nivel de glucosa en sangre en ayuno.

98. Se combina con la fosfatasa, una enzima, y la destruye, lo que hace que el proceso digestivos sea más dificultoso.

99. Puede ser un factor de riesgo en el cáncer de vejiga.

100. Es una sustancia adictiva.

101. Puede intoxicar, igual que el alcohol.

102. Puede empeorar el síndrome post-menstrual.

103. Suprime los linfocitos.

104. La disminución del consumo de azúcar puede llevar a una mayor estabilidad emocional.

105. El cuerpo transforma el azúcar en grasa de 2 a 5 veces más que cuando consumimos almidones.

106. La rápida absorción de la glucosa promueve una ingesta excesiva en personas obesas.

107. Puede empeorar los síntomas de niños con desorden de déficit de atención.

108. Afecta adversamente la composición de electrolitos de la orina.

109. Puede enlentecer la capacidad de funcionamiento de las glándulas adrenales.

110. Tiene el potencial de inducir procesos metabólicos anormales en una persona sana e inducir enfermedades degenerativas crónicas.

111. Las adolescentes con dietas altas en azúcar tienen un mayor riesgo de dar a luz bebés por debajo del tamaño normal.

112. El alto consumo de azúcar podría ser un importante factor de riesgo en la aparición de cáncer de pulmón.

113. Aumenta el riesgo de poliomielitis.

114. Un elevado consumo de azúcar puede causar ataques de epilepsia.

115. Es una sustancia adictiva.

116. Terapia Intensiva: limitar el azúcar salva vidas.

117. El azúcar alimenta al cáncer.

118. Causa alta presión sanguínea en personas obesas.

119. La alimentación intravenosa de agua azucarada puede cortar el suministro de oxígeno al cerebro.

120. Aumenta el nivel de estradiol (la forma más potente de estrógeno natural) en los hombres.

121. Puede disminuir el nivel de vitamina E en sangre.

122. Puede formar radicales libres en el torrente sanguíneo.

123. Contribuye al mal de Alzheimer.

124. Alimenta las células cancerosas.

125. Darle azúcar a los bebés prematuros causa con frecuencia alta presión sanguínea, lo que hace que pierdan agua, azúcar, y sales a través de la orina. Esto los pone en riesgo de deshidratación y de desequilibrios en los electrolitos.

126. Darle azúcar a los bebés prematuros también puede influir el nivel de dióxido de carbono que producen, exacerbando problemas en quienes padecen desórdenes de
los pulmones.

127. El exceso de azúcar está vinculado con ser corto de vista.